Jue09202018

ActualizadoJue, 20 Sep 2018 6pm

El 85% de los ciberdelitos en Argentina están ligados a la pornografía infantil y al grooming

El engaño pederasta, o grooming, es un delito en Argentina desde diciembre de 2013, y define las diversas formas de contacto de adultos con menores de edad con fines sexuales, que a partir de la expansión de Internet y las redes sociales se ha expandido en el mundo virtual, dejando lugar a numerosos vacíos legales.

 

A partir del caso de justicia por mano propia acontecido esta semana, juristas y especialistas en ciberdelitos propusieron aumentar las penas para casos de grooming, y que no sea necesario el contacto en persona entre el adulto y la víctima. La propuesta apunta a que el sólo contacto virtual, pedir o enviar fotos o proponer un encuentro, ya sea tipificado como delito.

“Venimos pidiendo a gritos que se reforme la Ley de Grooming, la norma 26.904, más específicamente el artículo 131 del Código Penal”, dijo el abogado Hernán Navarro, fundador y director de la ONG dedicada a la proteger a los niños del acoso sexual mediante medios electrónicos, “tenemos una postura crítica en lo que hace a la ambigüedad de la norma, a la subjetividad del punto de vista de aplicación penal”.

Para el abogado, la normativa actual “no tiene una clasificación clara de la población de riesgo, da lo mismo una víctima de 5 años que de 17, no hay una diferenciación en materia de consentimiento sexual en nuestro código penal”.

Para Navarro, el grooming debería ser entendido como “la fase precursora de delitos más graves”, ya que los niños y niñas que van al encuentro presencial con un adulto están en riesgo de ser víctimas la trata, abuso sexual y la prostitución infantil. (InfoGEI)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar