Dom10212018

ActualizadoDom, 21 Oct 2018 2pm

El fuerte reclamo en contra de la despenalización del aborto en Bahía Blanca incluyó su versión punk cantada

Este domingo, a tres días del debate final en Diputados por la legalización del aborto, se registraron en el país 50 manifestaciones en contra de la interrupción voluntaria del embarazo. En nuestra ciudad se concentraron en el Parque de Mayo con pañuelos celestes, y carteles pidiendo por “las dos vidas”. Tucumán y Mendoza fueron dos de las provincias en las que más se sintió.

 

En Bahía Blanca, la consigna “sí a la vida” tuvo hasta su versión punk cantada y en pogo. Se sumaron unas 250 personas, que se juntaron en Parque de Mayo. Algunos llegaron caminando desde Plaza Rivadavia.

Se vieron banderas argentinas y se repartieron folletos con la leyenda "la ley de aborto no soluciona nada". "Nadie es menos" y "gracias mamá por dejarme nacer", en manos de una nena, fueron otras de las consignas que acompañaron las acciones anti abortistas que habían comenzado el día del niño por nacer.

"Se habla mucho pero no hay información de calidad sobre todas las consecuencias de esta ley", advirtió María Verónica Fernández, de la red Pro Vida.

Nicolás Marín, uno de los organizadores en Bahía Blanca, lo ejemplificó con chicos en los colegios que portan pañuelos verdes, como moda y sin saber el fondo del planteo.

Fernández dijo que estas últimas horas antes de la votación los van a encontrar "informando e invitando a reflexionar”.

“Lo que más se manifestó hoy es que, pase lo que pase, esta semana tenemos que fortalecer el compromiso y el servicio de las organizaciones que trabajamos en asistencia a las embarazadas y con situaciones de vulnerabilidad, cuidado de niños y familias trabajando en temas de adopción", añadió la mujer, que llevaba en su campera dos círculos que en su interior dejaban ver un par de huellas de bebé. (CAFEXMEDIO y Clarin)


EN TODO EL PAIS

Un acto multitudinario reunió a miles en Tucumán. La marcha partió desde el Monumento al Bicentenario y recorrió 12 cuadras hasta Plaza Independencia. Fue encabezada por un muñeco gigante que representa a un feto de 14 semanas que se llama “Mercedes”.

Mujeres embarazadas, mujeres con sus hijos y hombre portando pañuelos rosas o celestes recorrieron las calles junto con pancartas que decían “yo voto por la vida”. Entre el público iba el arzobispo tucumano Carlos Sánchez como “un ciudadano más”, según sus expresiones. Es la tercera convocatoria que se realiza en la provincia. En ella, también se pudo ver a un grupo de médicos con carteles que decían “no cuenten conmigo”.

Las agrupaciones católicas llamadas Pro Vida marcharon y desplegaron afiches, folletos, posteos en redes sociales y avisos en medios de prensa para pronunciarse bajo la consigna “salvemos las dos vidas” en Mendoza. La principal concentración fue durante la tarde del domingo en el parque General San Martín, el principal pulmón verde de la ciudad. En un gran escenario, montado en la avenida Los Libertadores, estaban presentes estudiantes de numerosos colegios católicos privados, que reciben subsidio estatal. Además de centros juveniles de parroquias y congregaciones religiosas.

“Toda vida vale. No al aborto”, pedía un grupo de adolescentes, alzando banderas celestes y blanco y con pañuelos celestes. El acto en el parque, con unas 5 mil personas, arrancó con el Himno Nacional y luego siguieron bandas de rock y música popular. Hubo concentraciones simultáneas con menor número de manifestantes en San Rafael y Tunuyán.

Cerca de mil personas marcharon por las calles de Trelew, en Chubut. Pese al mal tiempo (lluvia y baja temperatura) la manifestación se desarrolló durante las primeras horas de la tarde del domingo por las calles principales de la ciudad. Uno de los oradores, el médico Raúl Ortiz, dijo que fue “algo impresionante” refiriéndose a la convocatoria y valoró la participación de muchos jóvenes. Otro, el abogado Javier Reuter, sostuvo que eso demostraba que “la sociedad está a favor de la vida”.

La Plata también tuvo su marcha en contra del aborto. Arrancó después del mediodía en Plaza Moreno con pancartas coloridas, afiches con la silueta del “feto” y muchas selfies frente a la Catedral. “Venimos a defender las dos vidas”, repetía en cada charla entre la gente Adriana Soria, quien llevó bien abrigadas a sus hijas de 14 y 16 años para soportar el frío de la tarde gris platense.

Predominaban los carteles celestes y las camisetas con inscripciones a favor de la “vida” desde la gestación. Además, hicieron circular el hashtag #cuidemoslasdosvidas. En total, se movilizaron poco menos de 500 personas. La recorrida terminó en la Catedral, donde unas horas antes había pronunciado su última homilía el arzobispo Héctor Aguer, firme defensor de la penalización del aborto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar