Mié06192019

ActualizadoMié, 19 Jun 2019 11am

La sequía afectó las exportaciones desde Ing. White: En 2018 se movilizaron un 17% menos de cargas

Para 2019 se estima una recuperación por proyecciones favorables en el sector agrícola e inicio de exportación de GNL. El factor climático fue determinante para la baja en las exportaciones.

 

Al comparar la movilización de carga registrada en Bahía Blanca entre enero- noviembre de 2017 e igual período de 2018, muestra una caída de un 17%.

A ello se suma la importante baja en las importaciones de gas natural licuado (GNL) por el muelle de Mega.También en otros segmentos como en los aceites y granos se registraron las caídas más pronunciadas, con 24% y 22%, respectivamente. Luego le siguieron químicos e inflamables (-15%), cargas varias (-7,9%) y subproductos (7%).

En tanto que las mermas en los embarques de trigo fueron de 28% y las de metanol, de 26%.Pese a la situación adversa, de igual forma hubo números favorables en la comparativa de productos entre 2017 y 2018 destacándose las exportaciones de fruta, que registraron un aumento del 130%, las importaciones de partes de aerogeneradores en un 149% y las de arenas especiales para Vaca Muerta en un 159%.

Asimismo, se registró un incremento en los embarques de pellets de soja con un 148% y de maíz con un 17%.Informe Un reciente informe del Centro Regional de Estudios Económicos Bahía Blanca -Argentina (Creebba) concluyó que los 10 primeros meses del año pasado se registró una caída significativa en las cantidades movilizadas en los puertos de Bahía Blanca y Coronel Rosales, respecto de 2017.Sin embargo, los precios internacionales fueron en sentido contrario, lo que mantuvo la valorización relativamente estable, según consigna La Nueva.

"Gran parte de la caída registrada en las cantidades tiene su correlato en la baja comercialización de productos agrícolas (granos, aceites y subproductos), causada por una mala cosecha", indica el documento.

El informe del Creebba señala que la caída comenzó en el bimestre octubre-noviembre de 2017, donde se evidenció una notable contracción de las cantidades movilizadas, situación que no logró recuperarse durante todo el transcurso de 2018.Los productos que dieron inicio a esta baja fueron los granos, principalmente maíz y soja, y los inflamables, donde se destaca la menor participación de gas metano.

"Más específicamente, analizando las cantidades físicas se observa cómo en el acumulado del año 2018 (comparación interanual respecto del mismo período del año 2017) se contrajo notablemente el movimiento de productos agrícolas e inflamables".

En los productos agrícolas se advierte una contracción del 50% en la exportación de aceites vegetales, del 30% en pellet de girasol, 76% en poroto de soja y 24% en trigo, causado por la mala campaña agrícola 2017/18 que disminuyó considerablemente la producción de granos, y con ello la elaboración de subproductos.

En tanto, que en los inflamables se importó un 20% menos de gas por mejoras en la producción interna (aumentó la producción argentina de gas convencional y los primeros pasos en la producción de shale gas contribuyeron a la baja) y transitó por Coronel Rosales un 15% menos de petróleo crudo (removido).

Proyecciones favorablesEl estudio del Creebba precisó que la campaña actual (2018/19) prevé mejores expectativas en cuanto a rindes y producción agrícola, lo que tendería a mejorar la comercialización de graneles sólidos, principalmente canalizados a través del puerto de Bahía Blanca.

"Por lo tanto, es de esperar que en el año entrante (por 2019) se mejoren las cantidades movilizadas del sector agrícola, recuperando las pérdidas sufridas en el año actual (2018)".Respecto del movimiento de combustibles el trabajo observó una leve recuperación en los últimos meses de 2018. "Los precios han acompañado esta tendencia hasta el mes de octubre. No obstante, desde la baja evidenciada en el precio internacional del petróleo, la valorización del movimiento podrá bajar, siempre y cuando no aumenten las cantidades movilizadas”.

El Creebba también aludió a la partida del buque regasificador, aunque consideró que el cese de las importaciones de GNL podría compensarse con la llegada de la barcaza de licuefacción prevista para febrero próximo.

"Se estima que la producción gasífera argentina avance hacia una senda de crecimiento, permitiendo la exportación de dicho gas a través de la licuefacción en el puerto de Bahía Blanca”, destacó el análisis."Asimismo, es de esperar que la mayor producción del yacimiento de Vaca Muerta y la correspondiente construcción del tren a Añelo, mantengan un volumen considerable de importación de insumos, principalmente arena y maquinarias (materiales para proyecto)”, añadieron desde el centro de estudios económicos.(MundoMaritimo))

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar