Mar04232019

ActualizadoMar, 23 Abr 2019 9am

Fueron indagados los dos disc jockeys platenses que viajaban a Bahía Blanca con droga

Uno de los procesados por esta infracción a la Ley de Estupefacientes declaró. El otro, no. Después, el Fiscal que instruye la causa pidió a una jueza de Garantías que dicte las detenciones de ambos. Los jóvenes, oriundos de La Plata, fueron arrestados cuando viajaban en un utilitario. Iban a una fiesta electrónica en Bahía Blanca. En el rodado, policías de Vial Azul incautaron éxtasis, marihuana y cocaína.

 

Los dos jóvenes aprehendidos el viernes que pasó en jurisdicción de Azul, cuando en un utilitario llevaban pastillas de éxtasis, cocaína y marihuana, fueron indagados ayer por el fiscal que está interviniendo en la causa penal que se inició, relacionada con una infracción a la Ley de Estupefacientes. Mientras que uno de ellos declaró, el otro se negó, según señalaron a este diario fuentes judiciales.

En esas audiencias, realizadas en horas de la tarde en los Tribunales de Azul, a ambos imputados los representó Ulises Urquiza. El ex concejal asumió la defensa de los acusados, un día después de que los dos resultaran aprehendidos durante un procedimiento de interceptación vehicular que policías de Vial Azul hacían sobre la Ruta 3, en el cruce con la 60.

Hasta anoche, los encausados permanecían privados de la libertad en la comisaría primera local.

Lucas Moyano -fiscal a cargo de la UFI 22 y quien interviene en esta investigación penal- solicitó ayer, luego de cumplidas con esas indagatorias, que las aprehensiones de ambos jóvenes fueran convertidas en detenciones.

Sobre esos pedidos debe resolver ahora Magdalena Forbes, desde el Juzgado de Garantías número 1 de Azul.

También, teniendo en cuenta las especiales características que tuvo este procedimiento, Moyano pidió la declinación de la competencia en la causa de la justicia ordinaria y que, en consecuencia, el expediente se siga tramitando desde la Justicia Federal.

“Si bien la droga estaba claramente fraccionada en dosis destinadas al consumidor, los dichos de uno de los dos imputados, que señalan que ambos viajaban desde La Plata a Bahía Blanca, podrían ubicar a estas actuaciones en la figura del transporte de estupefacientes, un delito que es de instancia federal”, explicó a EL TIEMPO un vocero allegado a la causa que hasta el momento se tramita por este hecho desde la justicia ordinaria.

De esa manera, además de los pedidos de las detenciones para los encausados, la magistrada a cargo de Garantías 1 deberá evaluar esa hipótesis planteada por el fiscal Moyano con relación a este procedimiento.

Fuentes policiales y judiciales identificaron a los arrestados anteayer, cuando era alrededor de la hora 18.30, como Nicolás Ezequiel Ibáñez Córdoba y Nicolás Castillo.

Ambos tienen 28 años de edad y son oriundos de La Plata. Mientras que el primero de los acusados se negó a declarar, Castillo -quien se definió en la indagatoria (ver cuadro aparte en esta misma página) como un “militar de la Armada Argentina”– fue quien habló.

Los dos jóvenes se dedican a pasar música en fiestas electrónicas. Y a un evento de esas características, en Bahía Blanca, viajaban desde La Plata cuando el viernes pasado fueron interceptados por personal policial sobre la Ruta 3, en jurisdicción de Azul.

Ibáñez Córdoba, en ese entonces, conducía una Citröen Berlingo en la que él y el otro acusado viajaban.

Cuando el vehículo fue requisado, la Policía halló e incautó 92 pastillas de éxtasis; 26 gramos de marihuana; seis cigarrillos “semicombustionados” de esa misma sustancia estupefaciente y 22 gramos de clorhidrato de cocaína.

La cocaína, en una bolsa de nylon, fue hallada en un compartimiento del utilitario que está en el piso, debajo de la alfombra del asiento delantero del acompañante.

Las pastillas de éxtasis estaban en un estuche de anteojos, en el interior de una mochila propiedad del joven que ayer declaró en esa indagatoria a la que fue sometido en sede judicial.

En principio, el fiscal Moyano procesó a ambos por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

El dato

Las pastillas de éxtasis, de color azul, tenían como diseño a “Darth Vader”, uno de los personajes centrales de la película “La Guerra de las Galaxias”. De ahí que este procedimiento antidrogas, realizado en jurisdicción de Azul, fuera denominado con el nombre del villano más reconocido de los filmes de George Lucas.

18 MIL PESOS

Cuando ayer declaró, Nicolás Castillo sostuvo que las pastillas de éxtasis eran suyas y que las llevaba a Bahía Blanca para consumir “con amigos” en la fiesta electrónica y “no para vender”.

El militar de la Armada Argentina -tal como él mismo se presentó en esa audiencia en Tribunales- contó que con el conductor de la Berlingo ambos viajaban a “tocar” a un evento de esas características en la ciudad ubicada en el Sur de la provincia de Buenos Aires. Y dijo también que Ibáñez Córdoba desconocía que él en su mochila llevaba la droga.

“Mi amigo, que iba conmigo en el auto, no tiene nada que ver. No sabía que yo llevaba las pastillas”, declaró al respecto.

Durante la indagatoria fue consultado sobre cómo había obtenido esas 92 pastillas de éxtasis.

Según refirió, las compró en el barrio porteño de Palermo, después de que se había contactado “por chat” con un vendedor de éxtasis.

Sobre el valor total de las mismas, afirmó que pagó “18.000 pesos” y que, según el momento de la fiesta y el lugar dónde se realice -Capital Federal o ciudades del interior- las pastillas tienen diferentes costos.

De acuerdo con su relato en Tribunales, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es posible comprar éxtasis en precios, por unidad, que van desde los 300 a los 350 pesos. En cambio, en el interior se pagan valores más caros: entre 450 y 500 pesos. (El Tiempo de Azul)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar