Caso Piparo: trasladan al penal de Bahía Blanca al sospechoso de las amenazas a la diputada

Carolina Píparo denunció amenazas que le llegaron a sus perfiles de las redes socialesCarolina Píparo denunció amenazas que le llegaron a sus perfiles de las redes sociales.

 

Un día después de que la diputada provincial Carolina Piparo (Juntos por el Cambio) denunciara amenazas por parte de uno de los detenidos por el brutal ataque del que fue víctima hace casi una década, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) decidió trasladar al sospechoso de las intimidaciones a una cárcel de Bahía Blanca.

Así lo informaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense. Se trata de Carlos Moreno Peña , que hasta las últimas horas estaba alojado en el Instituto Neuropsiquiátrico de Seguridad de la Unidad 34 de Melchor Romero, en La Plata. Ahora se decidió trasladarlo a una cárcel común.

"A Moreno Peña le hicieron estudios psiquiátricos y resultó que su patología no requería que permaneciera en el Instituto Neuropsiquiátrico de Melchor Romero, así que se ordenó su traslado a Bahía Blanca", explicaron fuentes del gobierno provincial, informó www.lanacion.com.ar

Piparo denunció que las amenazas habían sido escritas en su muro de Facebook por un usuario identificado como Carlín Moreno. Después de que la diputada hiciera públicos los mensajes intimidatorios, el SPB hizo una requisa en la U34 y encontró, oculto debajo de un televisor en la celda 223 del pabellón 9, un teléfono celular que había sido ingresado al penal sin ser declarado.

Cabe recordar que la semana pasada, a instancias de un fallo del Tribunal de Casación Penal bonaerense, los internos de las unidades provinciales tienen autorización para usar teléfonos celulares con el fin de comunicarse con sus familiares, ya que desde que rige la pandemia del coronavirus no reciben visitas. Pero los aparatos móviles que tengan y usen deben ser declarados y registrados. Además, no está permitido que se los utilice en redes sociales: solo llamadas y mensajes de WhatsApp.

Según pudo saber LA NACION de fuentes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y del SPB, la sospecha es que las amenazas a Piparo no habrían sido hechas desde ese teléfono secuestrado en Melchor Romero.

"Los elementos que permiten sospechar que el mensaje no salió del penal, según las autoridades, son las características de escritura sin faltas de ortografía y la existencia de mensajes posteriores a la hora en que ya había sido secuestrado el móvil", explicaron las fuentes consultadas.

Piparo publicó un tuit con tres capturas de pantalla en el que describió: "Esto me escribe el hombre que asesinó a mi hijo el día que liberan el uso de celulares y redes. ¿Qué pensaron que iban a hacer? ¿Llamar a la abuela?". Y luego sostuvo: "No alcanza con Foucault, Zaffaroni y con creer que son víctimas del sistema y blah; hay que sentarse a estudiar criminalística, analizar seriamente cada medida. Yo puedo poner esto y me pueden leer varios, pero habrá miles de víctimas hostigadas que no tienen ni eso. ¡Háganse cargo!".

Según se puede ver en las imágenes, el hombre le escribió diversos mensajes como: "De mí tampoco te olvides, Carlos Moreno", "El mismo que te disparó, Carolina Piparo, basura de mujer" y "Acá adentro, mejor que nunca, unidad 34".