Dom07122020

ActualizadoDom, 12 Jul 2020 1am

"A fines de 2019, había 22.000 bahienses con privaciones, de las cuales 6500 eran niños y la situación va a empeorar"

Esas fueron las palabras de María Emma Santos, miembro del Conicet Bahía Blanca, al referirse a la situación económica que viven los habitantes de nuestra ciudad. "Para fines del año pasado teníamos, aproximadamente, la tasa de pobreza entre los niños un 37% que son unos 23.000 chicos en la ciudad en situación de pobreza y, lamentablemente, con el Coronavirus, se van a incrementar", indicó a CAFEXMEDIO.

 

“El informe de Unicef marca datos muy preocupantes porque hace una proyección de cuánto se incrementaría la pobreza entre los niños en la Argentina, que ya venía en niveles muy altos. Las estimaciones para el 2019 eran que un 53% de los niños del país habita en hogares bajo la línea de pobreza y esto se incrementaría un 58,6% en el 2020 debido a la crisis del COVID. En Bahía Blanca, si bien la proporción de niños pobres es menor que la del total del país, igual sin duda que se va a registrar un incremento”, sostuvo Santos.

La doctora en economía local mencionó que "en Bahía Blanca, para fines del año pasado, teníamos, aproximadamente, la tasa de pobreza entre los niños un 37% que son unos 23.000 chicos".

"No tengo estimaciones realizadas por mí de cuál sería la proyección en contexto de esta crisis durante el 2020, se pueden realizar pero sin duda que va a haber un incremento. Estamos hablando de un porcentaje muy alto, 37% es la tasa de pobreza con la que recibimos el COVID y esto va a incrementarse", agregó.

"En relación a la crisis uno tiene que distinguir dos cosas: por un lado, tenemos el grupo de personas que ya era pobre al llegar el problema de la pandemia y muchos de ellos son pobres estructurales. Ellos van a seguir ahí y va a empeorar en muchos casos. A su vez, tenemos un grupo que ya venía muy mal y que sus chances de mejora son muy reducidas y realmente necesita de la asistencia. Además, a eso se va a sumar un grupo de nuevos pobres", remarcó.

"Uno sabe que la falta de acceso a agua potable, en Bahía Blanca no es tanta. También la falta de acceso a saneamiento adecuado que eso sí tiene más incidencia en Bahía Blanca. Estoy hablando no solo red cloacal que es lo ideal pero, como mínimo, acceso a un pozo ciego con cámara aséptica, como medida mínima de higiene, en la situación de hacinamiento que también es elemento de propagación de un virus tan traicionero. También la falta de acceso a energías limpias para cocinar hacen que uno pueda suponer que estas personas que cocinan quizás con kerossene, con leña, con fuentes no limpias de energías, tienen enfermedades respiratorias de base porque están expuestas a esos elementos contaminantes a diario", expresó.

Santos dijo que "en nuestra ciudad tenemos unas 22.000 personas de las cuales más de 6000 son niños que están expuestas al menos a uno de estos factores de riesgo, no en términos de riesgo de salud directos pero muy altamente asociados por temas asociados a la higiene”.

6000 CHICOS EN BAHÍA BLANCA ESTÁN SOMETIDOS A UNA DE ESTAS TRES CUESTIONES PREOCUPANTES QUE SE ENMARCAN DENTRO DE LO QUE ES LA LÍNEA DE POBREZA, FALTA DE UNA ENERGÍA LIMPIA PARA COCINAR SUS ALIMENTOS, NO TENER NO SOLO CLOACAS SINO ALGÚN POZO ASÉPTICO CORRESPONDIENTE COMO PARA UTILIZAR DENTRO DE LA VIVIENDA DONDE VIVE. ¿Y LA TERCERA?

“Falta de acceso a agua. Esa es la de menor incidencia pero tiene en algunos casos y hacinamiento, tres o más personas por cuarto. 6500, aproximadamente. La muestra en Bahía Blanca es chica y, entonces, eso genera un poco de error a la estimación", remarcó.

¿QUÉ DATOS COMPARATIVOS CON AÑOS ANTERIORES SE PUEDEN DAR? ¿HA HABIDO UN INCREMENTO MUY IMPORTANTE DE ESTO? ¿SE HA SOSTENIDO EN EL TIEMPO?

“Estos datos que yo te daba son a 2019. En Argentina hay un problema, y en Bahía también, de pobreza estructural muy arraigado. El 2016 fue un año muy malo, el 2017 fue bueno, cayó la pobreza por ingreso, en el 2018 empeoró y en el 2019 empeoró. A lo largo del 2019, por ejemplo, si uno compara las estimaciones del segundo semestre contra las del primer semestre no hubo grandes cambios dentro del 2019 pero sí hubo cambios con respecto al año anterior, considerando la privación por ingresos", manifestó.

"Las otras variables son un poco más estables y en muchas hubo mejoras, había habido mejoras de acceso a saneamiento, se fue reduciendo un poquito la privación y demás, pero, como te digo, a fines del 2019 tenemos al menos 22.000 personas de las cuales 6500 son niños que tienen estas privaciones”, finalizó.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar