Mié08052020

ActualizadoMié, 05 Ago 2020 3pm

Lectura de Domingo: "Patotas sindicales" por Carlos Baeza

Una vez más el patoterismo sindical haciendo gala de su vulgar desprecio por el Estado de Derecho, ha recurrido a la violencia física y verbal para intentar suplir las expresas disposiciones legales en la materia por medio de la fuerza, ante el silencio cómplice de las autoridades encargadas de velar por este tipo de manifestaciones.

 

Es patético observar como en plena época de pandemia y rigiendo una prohibición de realizar concentraciones de personas en lugares públicos, tolera impasible la violación sistemática de la normativa vigente.

1° En efecto: el DNU 297/2020 que estableció la cuarentena motivada por el coronavirus, dispuso el aislamiento social, preventivo y obligatorio durante el cual los habitantes deberían permanecer en sus residencias habituales y abstenerse de salir de ellos y transitar por calles, rutas y espacios públicos, con las excepciones referidas al personal esencial y otros casos que la reglamentación fue fijando a través del tiempo; previéndose que la violación de esta prohibición haría incurrir a los infractores en lo dispuesto por el Código Penal, el cual en el art. 202 reprime con pena de reclusión o prisión de 3 a 15 años al que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas; en tanto el art. 205 fija pena de 6 meses a 2 años a quien violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia.

2° No obstante ello, vemos a diario manifestaciones multitudinarias cortando calles, avenidas y rutas e impidiendo el normal ejercicio de derechos constitucionales a los habitantes, cualquiera sea el motivo de las marchas o protestas, en violación no sólo a lo dispuesto por el DNU 297/2020 sino inclusive al art. 194 del Código Penal que castiga con pena de 3 meses a 2 años de prisión a quienes realizaren tales acciones. Así, y mientras los familiares de cualquier persona fallecida se ven impedidos de participar de velatorios y entierros, hemos visto perplejos un nutrido cortejo callejero de más de 50 vehículos despidiendo a un delincuente que fuera abatido por la víctima a la que con fines de robo atacara, golpeara y torturara, sin que autoridad alguna impidiera tal manifestación.

3° Y bien: en este marco de anomia institucional, días pasados una patota del sindicato dirigido por los Moyano se congregó a las puertas de un importante depósito que utiliza la empresa Mercado Libre para proceder a la carga y descarga de la paquetería que distribuyen diversos correos y empresas del ramo, bloqueando la entrada y salida de vehículo con el consiguiente perjuicio que ello representa, más en este momento en que debido a la cuarentena los servicios de distribución de numerosos productos esenciales para la vida cotidiana solo son posibles por esta vía; luego y mediante golpes y empujones al personal del establecimiento irrumpieron en el local arengando a los empleados para que se afiliaran a dicho sindicato, sin que tampoco durante todo el tiempo que se prolongara el bloqueo interviniera autoridad alguna.

4° Hugo Moyano que es quien realmente maneja el sindicato a través de uno de sus hijos es el mismo a quien el presidente Fernández calificara como “un dirigente gremial ejemplar” y el que tiempo atrás, durante el gobierno kirchnerista y en épocas de “Clarín miente”, bloqueó la planta en la que se imprimía ese matutino impidiendo su distribución. Ello había sido anticipado días antes cuando un grupo de sindicalistas, molestos porque la justicia suiza había solicitado investigar a Moyano, habían anunciado que bloquearían los medios gráficos que difundieran falsedades al respecto lo cual efectivamente se cumplió y sin que tal ilegal medida prevista por el art. 161 del Código Penal que reprime con prisión de un mes a dos años a quien “impidiere o estorbare la libre circulación de un libro o periódico”, tuviere respuesta alguna. El gobierno adujo que se trataba simplemente de un conflicto laboral en tanto que el entonces canciller Timerman celebró jocosamente la medida de fuerza en términos que provocan estupor y vergüenza ajena: “Bloqueás Clarín: ataque libertad de expresión. Bloqueás casino: ataque a la diversión. Bloqueás fábrica de colchones: ataque derecho al descanso”.

5° Parece irrisorio que dirigentes sindicales pretendan solucionar un aparente conflicto de encuadre sindical por fuera de los procedimientos legales creados a tales fines. En efecto: el sindicato de camioneros pretendía que el personal del depósito de Mercado Libre se afiliara a dicho ente gremial bajo la órbita del convenio 40/89, en tanto que los empleados del referido depósito pertenecen al convenio de carga y descarga 508/07. Lo curioso del caso es que, generalmente, quienes reclaman la inclusión en un convenio diferente al que pertenecen son los propios empleados en procura de mejores beneficios salariales y convencionales, en tanto que en el caso de Mercado Libre el personal manifestó no querer ser transferido al sindicato de camioneros precisamente por gozar de condiciones superiores bajo el convenio de carga y descarga. De tal forma que si por cualquier causa, el sindicato de camioneros considerara que el personal del depósito de Mercado Libre debería ser encuadrado dentro de su convenio 40/89 en lugar del 508/07 en el que actualmente se encuentran, debió haber recurrido, no a la vulgar patota, sino al procedimiento fijado por la ley 23.551.

6° Dicha normativa establece en su art. 59 que en casos de encuadramiento sindical las asociaciones interesadas deberán agotar previamente la vía asociacional, mediante el pronunciamiento de la organización gremial de grado superior a la que se encuentren adheridas, o a la que estén adheridas las federaciones que integren. Si el diferendo no hubiera sido resuelto dentro de los sesenta (60) días hábiles, cualquiera de las asociaciones sindicales en conflicto, podrá someter la cuestión a conocimiento y resolución del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, el que deberá pronunciarse dentro de los sesenta (60) días hábiles, rigiendo en caso de silencio lo dispuesto en el art. 10 de la Ley Nº 19.549 y su reglamentación, esto es, la negativa a la reclamación. Es decir que dos son las vías: o bien el diferendo se soluciona entre los dos entes gremiales dentro de un plazo de 60 días, o caso contrario y vencido ese plazo, cualquiera de los dos puede acudir al Ministerio de Trabajo para que, como autoridad de aplicación, resuelva el caso. Siendo así y conforme al art. 61, una vez agotada la instancia administrativa, ya sea porque resuelva en forma expresa el diferendo, o porque en virtud de su silencio vencido el plazo legal de 60 días se considere denegada la petición, las partes pueden recurrir a la justicia por vía de recurso de apelación o de acción sumaria, según los casos, ante la Cámara Nacional de Apelaciones de Trabajo quien conforme al art. 62 inc. e) de la misma ley 23.551 es competente para decidir las acciones de encuadramiento sindical que se promuevan por haber vencido el plazo establecido para que se pronuncie la autoridad administrativa, sin que ésta lo hubiera hecho.

7° Solo a mayor abundamiento se señala que no cabe duda que el personal de carga y descarga de los depósitos de Mercado Libre se encuentra comprendido en el convenio 508/07 que incluye a los trabajadores que realizan operaciones de carga y descarga, manipuleo, movimiento, apilaje, estibaje, paletizado, strichado, racks, o cualquier tecnología de acopio por estanterías o módulos, consolidación y desconsolidación de contenedores, quiebre y/o ruptura y/o fraccionamiento de carga con su descarga y servicios complementarios de traslado, acondicionamiento y empaque de materias primas o elaboradas o semielaboradas, sea que utilicen sistemas exclusivamente manuales o total o parcialmente mecanizados, eléctricos fijos o móviles o autopropulsados con motores a explosión. Por el contrario, el convenio 40/89 de camioneros comprende a la totalidad de los trabajadores ocupados en el transporte de cargas por automotor en todo el ámbito del territorio nacional y/o fuera del mismo cuando se encuentra afectado al tráfico internacional.

Siendo así y de considerar el sindicato de camioneros que por alguna razón estatutaria el personal de carga y descarga debería ser incluido en el convenio 40/89 debió recurrir al procedimiento analizado precedentemente, sin que exista prueba alguna que ambos entes gremiales hayan planteado la vía asociacional y que ante su fracaso, el sindicato de camioneros hubiera recurrido a la instancia administrativa por ante el Ministerio de Trabajo para que resolviera el encuadramiento que correspondiere. Por el contrario y haciendo uso del recurso de fuerza que le es habitual y reiterado procedieron a bloquear la planta impidiendo el ejercicio constitucional de los derechos a trabajar y comerciar, entre otros. Esto es -al decir del presidente Fernández- lo que hace un “dirigente gremial ejemplar” a quien “los empresarios no lo quieren porque cuida a los suyos, nunca cedan, sean como él”

Fe de erratas: El autor deja constancia que por un involuntario error de citas, en el artículo del 26/7/20 titulado “EL aumento de miembros de la Corte Suprema de Justicia” en el 5° párrafo, cuando se transcriben dichos de Cristina Fernández de Kirchner se la sindica como diputada nacional, siendo que en realidad ocupaba una banca en la Cámara de Senadores y que el diario de sesiones que se cita es el de esa Cámara (22/11/06 pg. 67/71)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar