Detuvieron a un represor acusado de 90 secuestros en Bahía Blanca

Se trata de Alberto Rey Pardellas, uno de los jefes del Batallón de Comunicaciones 181 que fue detenido en el partido de Moreno, en el oeste del Gran Buenos Aires; Se le imputa además un homicidio y tres casos de lesiones

Para los fiscales que investigan los crímenes cometidos en ese centro de operaciones, el ex militar tenía un rol estratégico y fue visto por varios testigos en distintos operativos de la represión ilegal. El Batallón de Comunicaciones 181 de Bahía Blanca fue uno de los epicentros de la represión en la puerta de entrada a la Patagonia.

Allí funcionaba, entre otras, la compañía de Combate: un grupo de tareas especializado que pertenecía al Ejército. Prescisamente uno de los jefes del Batallón, Alberto Daniel Rey Pardellas, de 69 años, fue detenido en Buenos Aires y ayer lo indagaron en Bahía Blanca.

“No fue una detención más, porque Rey Pardellas ocupó un lugar estratégico, con capacidad de mando. Fue jefe de compañía, y tenía tropas y oficiales a cargo”, dijo a Infojus Noticias Miguel Palazzani, integrante junto a José Nebbia de la Unidad Fiscal que interviene en crímenes de terrorismo de Estado en esa zona.

La indagatoria fue en el juzgado federal y, según fuentes judiciales, el represor se exculpó: dijo que nunca supo de los delitos de lesa humanidad por los que se encuentra imputado. Rey Pardellas está acusado por su presunta participación en 90 casos de secuestros y tormentos, un homicidio y tres casos de lesiones gravísimas, en el marco de una asociación ilícita en el ámbito del V Cuerpo del Ejército.

El ex militar fue detenido por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en la localidad de La Reja, partido de Moreno, en el oeste del Gran Buenos Aires. La medida se concretó en la vía pública, en la calle Martínez de Hoz al 2600. El represor, según informó la Unidad Fiscal, fue visto por diferentes testigos en operativos de la represión ilegal.

Habría encabezado secuestros de líderes políticos y sindicales. Su captura no fue un hecho aislado: es el decimosexto detenido en el marco de las imputaciones realizadas por los fiscales Palazzani y Nebbia entre octubre y diciembre del año. “La detención evidenció una vez el rol del Batallón en la región. Hicimos visible cómo operó en la articulación de la represión, y esta línea investigativa corresponde a una nueva causa sobre el Ejército que verá luz en un próximo juicio”.