Dom10222017

ActualizadoDom, 22 Oct 2017 1am

Polémica ley: un juez lo obliga a desprenderse de cuatro de sus seis perros

Una norma que está vigente desde 1969 limita la cantidad de mascotas que se pueden tener en casas urbanas. Carlos Sardines no sabe qué hacer y el juez le dio 20 días de plazo. Tras la denuncia de una vecina, el hombre podría ser sancionado económicamente o ser terminar preso.

 

A Carlos Sardines (63) casi no le queda tiempo antes de que se venza el plazo que le dio el Tercer Juzgado de Faltas de la Provincia de San Juan. El hombre fue intimado a deshacerse de cuatro de sus seis perros. En caso de que no cumpla puede ser sancionado económicamente o ser arrestado. Una ley vigente (ver video) desde 1969 limita la cantidad de mascotas que se pueden tener en casas urbanas.

Según contó Sardines a Diario Tiempo de San Juan, hace más de una semana fue citado por el Tercer Juzgado de Faltas luego de que una vecina lo denunciara. El juez le informó que legalmente se pueden tener hasta dos animales por cada casa y luego le puso un plazo máximo 20 días.

Además, el juez le comunicó a Sardines que iba a mandar una inspección y que si los animales seguían en la casa debería multarlo o meterlo preso. “¿Qué hago con los otros cuatro, los mato? Acá no hay perrera. A dos los regalé y me los devolvieron porque no comían”, cuenta el hombre.

Sardines, vecino de la calle Los Tilos del barrio Mutual Banco, de la capital sanjuanina, explicó que, tras la
denuncia de la vecina, recibió una inspección de Salud Pública y que se comprobó que la denunciante faltó a la verdad: “Mintió en todo en la denuncia. Dijo que tenía 16 perros y tengo seis. Dijo que tenía los perros en la calle y no salen de mi casa. Dijo que los tenía a todos encerrados en una habitación de la casa y los tengo sueltos. Le intenté explicar eso al juez, pero ni me escuchó”.

Si bien Carlos no está conforme con el fallo, decidió regalar sus perros. Una de sus mascotas se la dio a un amigo porque el animal aceptó el nuevo hogar. “Yo sería incapaz de tirarlos a la calle porque eso no corresponde.
No voy a matar a un perro porque se le ocurra a un juez. Y no puedo regalarlos porque los animales se van a morir. No sé qué hacer”, se lamenta.

A pesar de que se gana la vida haciendo changas y que la plata no le sobra, Sardines se las arregla para cuidar a sus animales: todos los días le prepara comida a sus perros, con arroz, huesos y restos de carne que le regalan amigos suyos.

El hombre, que vive solo, también trabaja como vigilante de barrios vecinos por las noches. Durante 27 años, Sardines fue empleado del ex Banco de San Juan, pero cuando llegó al crisis del 2001 y el banco fue privatizado, el hombre se quedó sin empleo. A sus 63 años, todavía le falta edad para jubilarse.

“Si me tienen que cobrar una multa que me la cobren. No me van a poder sacar un peso ni aunque me den vueltas”, confesó resignado el dueño de los seis perros. Los días pasan y el drama de Carlos persiste. (InfoGEI)

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar