Lun11192018

ActualizadoLun, 19 Nov 2018 1am

"A 10 años de la desaparición de mi viejo, sólo existen sospechas de quien lo pudo haber secuestrado"

Esas fueron las palabras de Rubén López, hijo de Jorge Julio López, desaparecido el 18 de septiembre de 2006. En diálogo con CAFEXMEDIO, el hijo del albañil platense aseguró que hay responsabilidades compartidas en la desaparición del testigo que declaró en la causa Echecolatz. "Siempre dije y voy a sostener lo mismo, a mí no me importa denunciar que a mi viejo no se lo protegió", enfatizó.

 

“Estamos a 10 años reclamando lo que empezamos a pedir el 18 de septiembre del año 2006, saber qué pasó, por qué no se lo cuidó, quiénes son los partícipes de este secuestro. Las sospechas simplemente se basan en eso, que el entorno de Etchecolatz o de alguno de estos secuaces que mi viejo en ese Juicio testificó y dio testimonio de lo que había visto y sufrido en los Centros Clandestinos de Detención donde él estuvo, seguramente, por la fuerza y la contundencia del testimonio de la violencia que vivió mi viejo. Son sospechas solamente, no hay pruebas para enjuiciar, encarcelar, ni siquiera para buscar" indicó López.

Por otra parte, comentó que, "en primera instancia, creyeron desde el entorno familiar que López se había ido por cuenta propia" pero aclaró que la hipótesis fue descartada rápidamente.

"El duelo, dependiendo del grado de parentesco del familiar que muera, tarda de tres a cuatro años en llevarlo adelante y nosotros llevamos 10 años de buscar sin saber y todavía no empezamos el duelo. Ese es el grado de bronca, angustia y dolor que todo eso te genera", remarcó.

Con respecto a la relación con la Justicia, López mencionó que, tanto su abogado como él, no mantienen diálogo con el Fiscal que entiende en la causa desde hace dos años.

"La última vez que mi abogado, en forma directa y enojado, habló con el fiscal fue porque me estaban investigando a mí en forma personal otra vez. Hace nueve años, a alguien se le ocurrió acusarme a mí y a un amigo, y el fiscal hace dos años retomó la investigación otra vez. Se pierde tiempo, recursos y montones de evidencias. Esto implica que si en algún momento en la casa de mi amigo, como según el testigo de identidad reservada que nunca dio la cara nos acusó, aparece un zapato o el gorro de mi viejo vamos presos mi amigo y yo porque ya está instalada y ya fue investigada la denuncia falsa", sostuvo.

"Lo peor de todo es que a aquel que denuncia falsamente no se lo investiga y convengamos que en su momento era menor de edad, era hijo de un policía de la Provincia de Buenos Aires, y ese chico, hoy en día, es policía”, subrayó.

López recordó que "la denuncia decía que entre mi amigo y yo habíamos secuestrado a mi viejo y lo habíamos hecho desaparecer en el campo de mi amigo que está a cinco cuadras de la casa de mi papá".

"Lo irrisorio de todo esto es que un chico menor de edad, 15 años en ese momento, en un gimnasio, un lugar donde uno va a entrenar y, generalmente, hay espejos, estando nosotros frente al espejo, él detrás nuestro lee los labios a través del espejo y narra toda esa situación. Es estúpida la denuncia pero el fiscal parece que le creyó”, enfatizó.

¿QUÉ RESPONSABILIDAD LE DAN USTEDES AL GOBIERNO EN AQUEL MOMENTO, TANTO NACIONAL COMO PROVINCIAL, SOBRE LA BÚSQUEDA DE SU PADRE?

“Hay un poco de todo. El grado de responsabilidad, en principio, es del Gobierno por iniciar estos Juicios, por no proteger a los testigos, es por parte del Tribunal que llevó adelante la elevación a Juicio, es por parte del Tribunal que hizo Juicio, por parte de los fiscales que elevaron el Juicio acá, hay responsabilidades compartidas. Será la historia, será, en algún momento, la Justicia que se investiga a sí misma y diga quiénes son los responsables de haberlo cuidado, nadie va a escapar a eso. La Justicia a sí misma no se investiga y nosotros eso lo hemos denunciado”, aseveró.

Para finalizar, dijo que "a mí no me importa denunciar que a mi viejo no se lo protegió porque yo, en primera, instancia busco a mi viejo, después busco al compañero López".

"Son dos cuestiones que las tengo bien claras y si tengo que cuestionar algo lo voy a hacer", agregó.

“En su momento, Felipe Solá dijo que era un desaparecido en democracia, con lo que eso implica. Convengamos que la figura de desaparecido, teóricamente en la ley implica que fue en la dictadura y no en democracia porque significa que un agente del Estado, del Gobierno, llámese policía o alguna Fuerza de Seguridad o algún funcionario secuestra a una persona. Eso es una desaparición forzada de persona, por eso no aplica en democracia. Hay muchos casos pero se tiene que comprobar, sobre todo en democracia cuando se dice desaparecido”, sentenció.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar