El Jefe de la Sub DDI Coronel Suárez le salvó la vida a una niña que se asfixiaba con un caramelo en la vía pública

Aplicó la maniobra Heimlich hasta que la pequeña expulsó el caramelo y su familia lo agradeció públicamente.

Una situación que pudo derivar en una tragedia para una pequeña hija de Carina Meier y Favio Rodríguez quienes se encontraban el lunes pasado en el centro de la ciudad cuando advierten que su pequeña se atragantaba con el caramelo que estaba consumiendo, informó www.lanuevaradiosuarez.com.ar

En consecuencia, la situación se fue agravando ante la desesperación de los padres de Felicitas que no podría expulsar el caramelo produciéndole falta de aire, angustiando a sus padres ante la tremenda situación advirtiendo que la nena se ahogaba.

Afortunadamente en ese momento tan difícil pasaba por el lugar el Comisario Inspector Ricardo Franssen, Jefe de la DDI Coronel Suarez, quien rápidamente y sin dudarlo procede a aplicar la maniobra de Heimlich un procedimiento de primeros auxilios para la desobstrucción del sistema respiratorio.

La Maniobra Heimlich, también conocida como compresión abdominal subdiafragmática, es una técnica de primeros auxilios que se usa para expulsar un objeto, como un pedazo de alimento, de la garganta de una persona que se está atragantando y en este caso en particular era un caramelo el causante de tan dramático momento en plena vía pública para la hijita del matrimonio Rodríguez.

Con la cual la familia de Carina Meier, Favio Rodríguez y la pequeñita Felicitas lo hicieron público en las redes sociales con un profundo agradecimiento al jefe policial por su decidida actuación para quien estarán eternamente agradecidos por esta actitud de eficiencia y rápida intervención, la verdad es como dicen los padres de la nena, se convierte en un ángel custodio de Felicitas.

El mensaje

Les puede llamar la atención esta foto pero fue tomada ayer (por el jueves) cuando nos reunimos con Ricardo para agradécele una y mil veces lo que hizo por nuestra hija, ya que el día lunes a la tarde se nos estaba ahogando con un caramelo en pleno centro de la ciudad.

Fueron momentos de desesperación. La vida lo puso en el lugar indicado, tenía q ser así.
Me preguntó qué pasaba, le digo que se ahogaba y se la entregué porque yo no sabía qué hacer. Le aplicó la maniobra de Heimlich hasta que escupió el caramelo.

Él es Policía, es el ángel de Felícitas.

Eternamente agradecidos Ricardo Franssen !!!.