Caso Facundo Astudillo: Allanamiento y secuestro de teléfonos celulares de policías en Pradere

Se secuestraron tres teléfonos celulares en la vivienda de dos policías que tuvieron contacto con el joven desaparecido y que apareció muerto en agosto del año pasado. Los procedimientos fueron ordenados por la Cámara de Apelaciones quien habilitó medidas de prueba que previamente habían sido rechazadas por la jueza federal Gabriela Marrón. La causa no tiene imputados ni detenidos.

 

El domicilio de dos agentes de la policía bonaerense del partido de Villarino fue allanado por orden de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca investigadas por la desaparición seguida de muerte del joven Facundo Astudillo Castro.

Se trata de las agentes Jana Curuhinca y Siomara Flores. La Gendarmería Nacional intervino en la vivienda de Juan A. Pradere en busca de los celulares que no fueron entregados oportunamente. En el lugar estaban presentes Cristina Castro, madre de Facundo, y su abogado Luciano Peretto, y Sebastián Martínez, defensor de Flores y Curuhinca.

"Tenemos que esperar los resultados, tardan muchísimo en llegar pero tenemos un fiscal especializado en ciberdelincuencia", dijo la madre en declaraciones FM De La Calle. "Esperamos justicia y verdad, vamos a ir hasta las últimas consecuencias", remarcó. Y añadió: "Ellos no hablan. No me molesta mirarlos y que no me miren de frente. Les diría muchas cosas".

En febrero, la Cámara habilitó medidas de prueba que previamente habían sido rechazadas por la jueza federal Gabriela Marrón. Castro adelantó que habrá más procedimientos la semana que viene en una causa que lleva más de un año que no tiene imputado ni detenido.

Ante la apelación de la querella y las Fiscalías, la Alzada ordenó un nuevo allanamiento al puesto policial de Teniente Origone y el secuestro de los celulares de los cuatro policías más comprometidos en el crimen. La medida comprendía los teléfonos personales y oficiales que, durante el tiempo de la investigación, tuvieron o fueron asignados a los policías Alberto González, Mario Gabriel Sosa, Flores y Curuhinca.

Son los cuatro efectivos que, de acuerdo a las pruebas del expediente judicial, estuvieron en contacto con Facundo el día de la desaparición. Cabe recordar que el pedido de fiscales y querellantes incluía el secuestro de los celulares de más de 40 funcionarios policiales, entre ellos los superiores de los policías directamente involucrados en la investigación.