Lectura de Domingo: "El nuevo panorama electoral de 2021" -2°parte- por Carlos Baeza

Segunda de las cinco entregas que el constitucionalista bahiense ha preparado para cubrir todos los aspectos que hacen a estas P.A.S.O. y dar respuesta a las inquietudes que en cada instancia electoral se plantean los votantes.

Como señaláramos en una nota anterior, este año tendrán lugar elecciones legislativas para renovar los cuerpos legislativos nacionales, provinciales y municipales cuyos mandatos fenecen el próximo 10 de diciembre y al igual que en anteriores ocasiones desde 2011 el sistema electoral se desdoblará en dos fechas: primero, el 12 de septiembre se realizarán las P.A.S.O y posteriormente el 14 de noviembre tendrán lugar las elecciones generales entre quienes hayan resultado triunfadores en las P.A.S.O.

1°Notas comunes entre las P.A.S.O y las generales: El régimen electoral vigente presenta una serie de aspectos de similar aplicación en ambos tipos de contiendas electorales.

a)Dado que los cargos en disputa en las generales son los mismos que en las P.A.S.O, el elector de nuestra ciudad podrá colocar en el sobre la boleta completa del partido o alianza de su elección conteniendo el total de cargos en disputa que consta de 3 secciones, a saber: puesto que en esta ocasión nuestra provincia no renueva senadores nacionales, la primera sección será la de diputados nacionales cuyo total es de 35 nombres (la mitad de los 70 que corresponden a Buenos Aires por su población); la segunda sección y teniendo en cuenta que la sexta sección este año elige solo diputados provinciales, la boleta contendrá 11 candidatos a ese cargo; y finalmente la tercera y última sección contendrá las autoridades locales que serán 12 concejales y 5 consejeros escolares. Caso contrario, podrá elegir candidatos de distintos partidos a cuyo fin deberá cortar las respectivas boletas (art. 24 ley 26.571); recordando que en el sobre solo podrá introducir una boleta de cualquier partido por cada una de las 3 categorías en disputa, ya que de colocar más de una para un cargo pero de distintos partidos, el voto será nulo (art. 101 inc. 4 c)CEN)

b) Tanto en las P.A.S.O (art. 1° ley 14.086) como en las generales (art. 12 CEN) el voto del elector es obligatorio y quien no justificare su no emisión en los casos en que ello es posible (enfermedad o estar a más de 500 kms) puede ser condenado al pago de una multa y de no abonarse la misma, igualmente se verá impedido de realizar cualquier trámite administrativo por el periodo de un año, siendo el plazo para realizar la justificación -en el caso de las P.A.S.O- hasta el 11 de noviembre de este año (arts. 125 y 126 CEN) Es por ello que siendo éstas las únicas sanciones previstas en la legislación electoral, si un ciudadano no votó en las P.A.S.O puede no obstante hacerlo en las generales y de no serle permitido el ejercicio de su derecho constitucional podrá interponer en el acto un amparo (art. 10 CEN)

c) Asimismo los padrones a utilizarse serán los mismos tanto en las P.A.S.O como en las generales e igualmente quienes fueran designados autoridades de mesa (presidente y suplente) deberán cumplir esa carga en ambas ocasiones, utilizándose igualmente los mismos lugares de votación en los cuales el horario será de 8 a 18 hs. (arts. 23 y 39 ley 26.571)
d) Finalmente y tal como lo dispone el art. 167 CEN el documento habilitante para poder votar, es la libreta de enrolamiento o cívica así como igualmente el DNI en cualquiera de sus variantes (libreta de tapas verdes o celestes o en el formato de tarjeta), destacándose que se admite el documento que figure en el padrón o uno posterior, pero nunca uno anterior al registrado en el mismo (art. 86 inc. 2 c) CEN)

2° Quiénes pueden votar: Conforme al CEN (art. 1°) son electores los argentinos nativos y por opción desde los 16 años de edad y los argentinos naturalizados desde los 18 años; en tanto la ley 26.571 (modif. por ley 26.774) dispuso que “Para las elecciones primarias se utilizará el mismo padrón que para la elección general en el que constarán las personas que cumplan dieciséis (16) años de edad hasta el día de la elección general”; mientras que igualmente y a tales fines, los menores de 14 años deberán tramitar la renovación del DNI con anterioridad a la fecha de cierre de los padrones provisionales (arts. 8° ley 26.774; 10 de la ley 17.671 y 25 del CEN) Por su parte, el art. 37 de la Constitución Nacional establece que el sufragio es obligatorio, principio que recoge el art. 12 del CEN y sin que exista disposición normativa alguna que fije un tope máximo de edad a dicha obligación electoral.
En consecuencia, es erróneo sostener a) que para los menores entre 16 y 18 años al igual que para los mayores de 70 el sufragio es optativo como se viene repitiendo hasta el hartazgo; y b) que los menores de 15 años que figuren en el padrón pueden, por ese solo hecho, votar tanto en las P.A.S.O como en las generales. Siendo así, la correcta interpretación de la normativa en examen es la siguiente:
-la edad mínima para votar se redujo a 16 años, debiendo votar quienes alcancen esa edad mínima antes de la elección general, con lo cual, los menores de 15 años deben tramitar la actualización del documento nacional de identidad a los 14 años. Es importante difundir esta situación, pues en todas las elecciones a partir de la modificación de la edad mínima para votar, tanto desde la propia autoridad electoral así como de los medios en general, se ha dicho erróneamente que los menores de 15 años, por el solo hecho de figurar en el padrón, ya pueden emitir el sufragio. Lo cierto es que el menor de 15 años, además de figurar en el padrón y contar con el DNI habilitante, tiene que haber cumplido los 16 años hasta el mismo día de la elección, pues caso contrario se violaría el CNE al permitir el voto de alguien que no tenga la edad mínima de 16 años cumplidos.

-no existe ningún tope de edad máxima para votar y ya ni siquiera se encuentran exentos de esa obligación los mayores de 70 años, como lo establecía el anterior art. 12 del CEN.

-por ende y siendo el sufragio obligatorio por imponerlo tanto la Constitución Nacional como el CNE, quienes tengan entre 16 y 18 años así como los mayores de 70 años, siguen teniendo la obligación de emitir el sufragio.

-simplemente, el legislador se ha limitado a imponer sanciones solamente a los mayores de 18 años y menores de 70 años que no voten sin justificación, pero ello no convierte en optativo el sufragio de los menores entre 16 y 18 años o mayores de 70 (art. 125 CEN)

3° Presidente y suplente: En la actualidad las autoridades de cada mesa son el presidente y el suplente, habiéndose eliminado la existencia de un segundo suplente. Estas autoridades designadas por la autoridad electoral competente deberán figurar en el padrón de la mesa donde deberán cumplir sus funciones (art. 75 CEN) No obstante el art. 84 inc. 2° del CEN establece que si así no fuere, se agregarán en el padrón sus nombres y la mesa en que están registrados, aunque ello plantea un interrogante ya que en el mismo, al no constar sus datos, no existirán los troqueles para justificar el voto (art. 95 CEN) por lo cual cabe preguntarse, ¿qué constancia se otorgarán mutuamente, ya que en el régimen anterior, bastaba el sello en el documento y actualmente ello fue suplantado por el troquel? De todas formas es prácticamente imposible que un presidente o su suplente, designados en una mesa en la que están empadronados y que deben presidir durante la jornada de los comicios, puedan ausentarse para pretender cumplir la misma función en otra mesa -y así votar en ambas- ya que en ésta última no figurarán como autoridad de mesa, amén que no podrán estar en forma simultánea en los dos momentos en que la ley exige su presencia, como son la apertura y cierre del acto electoral. En consecuencia, en el caso de presidente y suplente, la posibilidad de fraude queda descartada.

4° Fiscales: Por su parte los fiscales no son autoridades de la mesa sino representantes de los partidos políticos y nominados por éstos a fin de presenciar y verificar la regularidad del acto electoral pero sin que la ausencia de uno o todos ellos impida la apertura y funcionamiento de la mesa. Sin embargo, existen diferencias importantes respecto al anterior sistema, ya que tanto el art. 84 inc. 1° del CEN anterior como igual norma del actual disponen que “El presidente y sus suplentes, así como los fiscales acreditados ante la mesa y que estén inscriptos en la misma, serán, en su orden, los primeros en emitir el voto”. Dejando de lado la mención de la norma respecto a los “suplentes” cuando en realidad hoy se trata de uno sólo, lo cierto es que el inc. 2° de la misma cláusula y previendo el caso que ninguno de todos ellos estuvieren inscriptos en la mesa en la que cumplirán funciones, sólo alude a las autoridades de mesa, al sostener que: “Si el presidente o sus suplentes no se hallan inscriptos en la mesa en que actúan, se agregará el nombre del votante en la hoja del registro haciéndolo constar, así como la mesa en que está registrado”.

Sin embargo y a diferencia del régimen anterior en el cual, tanto el presidente como el suplente y asimismo los fiscales podían votar en la mesa en que cumplieran funciones, la norma actual del art. 84 inc. 2 CEN solo faculta a ello a los dos primeros pero no habilita a los fiscales en igual circunstancia. Lo que ocurre es que otras dos cláusulas del anterior texto que formaban un todo con la del art. 84 fueron derogadas. Así, el entonces art. 58 disponía que: “Los fiscales podrán votar en las mesas en que actúen aunque no estén inscriptos en ellas, siempre que lo estén en la sección a la que ellos pertenecen. En ese caso, se agregará el nombre del votante en la hoja del Registro, haciendo constar dicha circunstancia y la mesa en que esté inscripto”. A su turno el art.74 establecía que “los presidentes y suplentes a quienes corresponda votar en una mesa distinta a aquella en que ejercen sus funciones podrán hacerlo en la que tienen a su cargo. Al sufragar en tales condiciones dejarán constancia de la mesa a la que pertenecen”. Y en consonancia con ello es que el art. 87 expresaba: “Ninguna autoridad, ni aún el juez electoral, podrán ordenar al presidente de mesa que admita el voto de un ciudadano que no figura inscripto en los ejemplares del padrón electoral, excepto en los casos de los arts. 58 y 74”. Sin embargo, la ley 26.744 derogó los arts. 58 y 74 en tanto el dec.2.135/83 eliminó la referencia final subrayada del art. 87.

En consecuencia, el presidente, su suplente y los fiscales partidarios, pueden votar en la mesa en la que ejercerán sus funciones, siempre que todos ellos estén inscriptos en el padrón de la misma; pero mientras presidente y suplente, al no estar inscriptos en el padrón de la mesa en la que actuarán pueden igualmente votar en ella agregando sus datos en el padrón, no ocurre lo mismo con los fiscales quienes solo pueden votar en la mesa en la que figuren inscriptos por lo cual deberán optar por cumplir con su deber cívico antes de hacerse cargo de su labor partidaria, o bien, asumir la misma y durante la jornada trasladarse a votar a la mesa en la que figure empadronado. De esta forma, es imposible que un fiscal pueda votar dos veces en distintas mesas, dado que ahora sólo está habilitado para hacerlo en la que figure empadronado. Y reafirmando estas disposiciones el art.87 CEN dispone que: “Ninguna autoridad, ni aun el juez electoral, podrá ordenar al presidente de mesa que admita el voto de un elector que no figura inscripto en los ejemplares del padrón electoral” lo cual revela una vez más que un fiscal no registrado en una mesa no puede emitir el voto en la misma; justamente por haberse eliminado el párrafo del art. 58 y derogado el art. 74 que permitían esa posibilidad.

Finalmente se destaca una seria contradicción en el inc. 3° del citado art. 84 (CEN) cuando dispone que “Los fiscales o autoridades de mesa que no estuviesen presentes al abrirse el acto sufragarán a medida que se incorporen a la misma”. Ante todo, el inciso solo puede referirse a las autoridades de mesa y fiscales que figuren en el padrón de la mesa en la que todos ellos cumplirán tareas, pues si bien los primeros están habilitados para votar en una mesa distinta, no ocurre lo mismo con los fiscales. Pero además, la otra contradicción estriba en que esta cláusula supone que las autoridades de mesa no se encontraban presentes al abrirse el acto, siendo que por expresa imposición legal las mismas deben estar en ese sitio tanto para la apertura como para el cierre del acto electoral (art. 76 CEN).