jue. 25 de julio de 2024
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net

El extraordinario viaje de Carlos: dice que un OVNI lo abdujo y viajó de Bahía Blanca a CABA en 18 minutos

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Según el testimonio de este trabajador ferroviario bahiense, el fenómeno sucedió en enero de 1975. Su caso es uno de los más emblemáticos de nuestro país. TN habló con él sobre su transformadora experiencia.

Después de más de 50 años llegó la confirmación de lo que ya era un secreto a voces: existen pruebas de actividad no humana en la Tierra desde hace décadas. Fue a través de un exoficial de Inteligencia de EE.UU., quien reveló bajo juramento que su país está en posesión de naves extraterrestres y cuerpos no humanos.

El inesperado testimonio de David Grusc impactó a nivel mundial en los últimos días del mes de julio y, sin dudas, significó un primer paso histórico para la investigación vinculada a los Fenómenos Aéreos No Identificados (FANI), un tema que despierta tanta curiosidad como controversia y del cual la Argentina tampoco es ajena.

Leé también: Denunciaron que Estados Unidos tiene naves extraterrestres y oculta aliens: de dónde surgen estas versiones

“En 1962 la Armada argentina ya estudiaba estos eventos que aparecían en los radares y volaban a velocidades inauditas, salían de la atmósfera y se metían debajo del agua”, señaló a TN Andrea Pérez Simondini, Directora de la Comisión de Estudio del Fenómeno OVNI (CEFORA) y una de las caras visibles del Museo del OVNI en Victoria, Entre Ríos.

La experta completó: “Desde hace 70 años podemos decir que existe una tecnología operada por una inteligencia superior que, claramente, de haber tenido alguna intención maliciosa para con nosotros, ya nos hubiéramos dado por enterados”.

Para Simondini, el tema de las abducciones o “experimentadores” como lo llama ella, está tan contaminado por distintas situaciones como el de los ovnis. En ese sentido, explicó que son muy pocas las personas que pueden acreditar haber estado “en cercanía del fenómeno o en proximidad de algo vinculado al fenómeno”.

Asimismo, indicó que en la Argentina existen cuatro o cinco casos emblemáticos. “Son extraordinariamente complejos, con mucha fundamentación científica y con respaldo médico”, subrayó la investigadora. Uno de ellos fue el de Carlos Díaz.

Era una madrugada de verano como cualquier otra, pero aquel 5 de enero de 1975 marcó un antes y un después en la vida del trabajador ferroviario que en su tiempo libre hacía “changas” como mozo. Cerca de las 3 de la mañana terminó su jornada en un casamiento para el cual había sido contratado y se dispuso a regresar a su casa en la localidad bahiense de Ingeniero White, pero no llegó.

Dieciocho minutos después Carlos Díaz apareció en Buenos Aires, en el patio de una casa del barrio de Constitución.

“Llevo 48 años contando lo que pasó y nunca he cambiado mi versión, yo recuerdo todo”, aseguró a TN Carlos Díaz. El tiempo lo ayudó a poner en palabras su experiencia y por sobre todo a comprender, pero entonces su impresión fue muy distinta. “Lo tomé como una desgracia en ese momento”, reconoció. Y así, Carlos inició un relato detallado de aquel viaje extraordinario.

Salió del evento, compró la edición de ese día del diario La Nueva Provincia y se tomó el micro que lo llevaba hasta Ingeniero White en la esquina de Colón y Estomba. Ya eran las 3.50 cuando se bajó en la parada que lo dejaba más cerca de su casa, frente a un galpón de máquinas del que justo en ese momento salían dos amigos suyos de trabajar.

Los tres hombres empezaron a caminar juntos y a los pocos metros fue cuando vieron aparecer una luz blanca en el cielo. No le dieron importancia, creyeron que se trataba de un avión, pero de repente esa luz se movió a gran velocidad sobre ellos. Un instante después, de los tres amigos solo quedaban dos.

“Mirta, Mirta, a Carlitos lo llevó un plato volador”, le gritaron los amigos de Carlos a su esposa cuando llegaron corriendo a su domicilio, según ellos mismos contaron en distintas entrevistas desde esa época. Mientras tanto, él apenas si podía entender lo que estaba pasando. “Yo estaba desesperado, gritaba, ni siquiera sabía lo que era un OVNI”, enfatizó.

La hora señalada: el reloj que quedó parado en el momento en el que Carlos fue abducido
“Tenía el cuerpo paralizado. Sentí nervios, miedo, ganas de llorar”, contó Díaz a este medio, aunque aclaró que en ningún momento “perdió la noción del tiempo ni la consciencia”. Había entrado en una suerte de esfera donde quedó de rodillas, porque no se podía parar, y así estuvo durante algunos minutos solo hasta que aparecieron repentinamente “tres seres verdes y sin manos”. “Ellos no se apoyaban ni caminaban. Levitaban”, agregó. Las criaturas, luminosas, tampoco hablaban, sino que se comunicaban telepáticamente.

En ese estado de shock en el que se encontraba, atinó a tratar de tocarlos. “El cuerpo (de las criaturas) parecía esponjoso”, describió Carlos, y sumó otro detalle curioso: “Cada vez que los tocaba se me caía el pelo y se les quedaba pegado a ellos”.

Pérez Simondini se refirió al caso de Carlos Díaz en la entrevista con TN y resaltó: “La historia clínica respaldó sus dichos sobre la pérdida total de vello en todo el cuerpo”. De hecho, la investigadora logró recuperar el documento y señaló que el trabajador ferroviario también fue sometido “a un examen psiquiátrico y salió indemne”.

Leé también: La tenebrosa historia del “Ucumar” de Salta: qué hay detrás del mítico animal al que muchos dicen haber visto

“Había mucha evidencia física”, subrayó Pérez Simondini, y a modo de ejemplo mencionó “una marca que le quedó a Díaz a la altura del abdomen sin haber tenido nunca una intervención quirúrgica”. Otra particularidad del caso, por lo menos llamativa, fue el reloj con el que lo encontró la médica de guardia que lo atendió: “Quedó parado en la hora en que él dijo haber sido abducido”.

La vida después de esa experiencia: “No me enfermé nunca más”
A las 4.17 de esa madrugada de 1975, Carlos fue encontrado en el patio de una casa en Constitución, a unos 600 kilómetros de donde vivía. Estaba dormido y tenía con él su bolso, el ejemplar de “La Nueva Provincia” que había comprado cuando salió de trabajar y el boleto del colectivo de la compañía La Unión que se había tomado unos minutos antes de ser abducido. Todo intacto, como si nada hubiera pasado.

Pero pasó. Hoy, a punto de cumplir los 77 años, Carlos afirmó a TN: “Desde que me ocurrió esto no me enfermé nunca más. Ni un resfrío”. Ya no trabaja en el ferrocarril y tampoco vive en Bahía Blanca. Se mudó a Capilla del Monte, en Córdoba, donde transmite su historia sin fisuras a quien la quiera escuchar.

“No me gustaría volver a verlos”, concluyó sobre el cierre de la entrevista en relación con los seres que lo visitaron hace tantos años. No obstante, con la misma firmeza señaló: “No me hicieron daño, pero yo solo quería seguir con mi vida normal”.

“No es solo creer”: por qué algunas personas son “las elegidas” para estas experiencias
El caso de Carlos Díaz se convirtió en uno de los pocos casos emblemáticos en este país de encuentros cercanos con seres de otro mundo, pero no fue el único. El interrogante que surge para el resto de las personas que no hemos podido vivir experiencias de este tipo es por qué ellos y no nosotros, si hay algo que los vuelve especiales o si solo estuvieron en el lugar y a la hora indicados por pura casualidad.

El profesor y ufólogo Oscar Luciani, autor del libro “EL Despertar de la Consciencia”, explicó a TN que estas personas no son elegidas al azar: “Estas energías tienen la capacidad de llegar a ver quién es la persona que puede vivir esa experiencia y que la puede soportar después en las distintas situaciones”.

Para el investigador, la “prueba” para aquellos denominados experimentadores viene después de la abducción, con “el aprendizaje primero del porqué y para qué de esa experiencia, y que los demás también lo comprendan. No es fácil que los comprendan”. De esta manera, el estigma y la vergüenza se convierten en una primera barrera para ellos, y vencerlos muchas veces les toma varios años.

La verdad, sin embargo, tarde o temprano sale a la luz. “En algunos casos quedan evidencias físicas en el cuerpo, en otros las evidencias se manifiestan en sus actitudes, pero el cambio siempre es para bien”, apuntó Luciani.

Según su experiencia y los años de investigación, Luciani considera que “el objetivo de estos seres tiene que ver con un proceso de evolución” y para comprenderlo es necesario que exista una apertura de consciencia. “No es solo creer, hay que comprender”, expresó.

Por su parte, Pérez Simondini coincide con Luciani en que “el objetivo de estos seres, de existir, no es intervencionista”. “Por lo menos hoy es reconocido que ahí afuera existe un fenómeno que no se puede identificar, que desarrolla estas condiciones tecnológicas extraordinarias y pone en un segundo plano si son extraterrestres o tecnología de desarrollo de las potencias”, consideró la referente de CEFORA.

Y completó: “En realidad, lo preponderante en el estudio es la tecnología. Yo incursiono en la hipótesis extraterrestre dentro de la mirada de origen no humano del fenómeno y en ese marco creo que esos seres existen, vienen de galaxias o sistemas más desarrollados e incursionan en la Tierra desde hace muchos años. Si hay un mensaje, creo que es alentador”.

Desde CEFORA, Pérez Simondini contó que impulsan un proyecto para elevar a las Naciones Unidas que plantea la necesidad de incorporar en agenda el estudio del fenómeno OVNI. “Queremos que nuestra Cámara de Diputados empiece a trabajar como en Estados Unidos a partir de un disparador que es la seguridad del espacio aéreo y de las operaciones de tránsito aéreo”, detalló.

Por otro lado, la especialista anunció que se espera un nuevo informe de la NASA, que sería presentado a fines de este mismo mes, sobre “la posibilidad de la existencia de estos fenómenos aéreos sin explicación”.

“Hoy es parte de la agenda de los Gobiernos”, concluyó. (TN)

300x250 profertil