sáb. 24 de febrero de 2024
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net

Juicios de Lesa Humanidad en Bahía Blanca: “Un 30% de víctimas de terrorismo de Estado eran mujeres”

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

La abogada e integrante del consejo consultivo del Comité de América y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer, Susana Rita Chiarotti, declaró este jueves en una nueva audiencia del juicio de la causa por delitos de lesa humanidad “Zona V”, que se tramita en los tribunales de Bahía Blanca, donde dijo que “un 30% de las víctimas del terrorismo de Estado a partir del 24 de marzo de 1976 fueron mujeres”.

Chiarotti, oriunda de Santa Fe, quien además desde 2005 representa a la Argentina en el Comité de Expertas en Violencia de la OEA, brindó detalles de investigaciones sobre la violencia sexual en el marco de violaciones masivas a los derechos humanos ante los jueces del tribunal, Ernesto Pedro Francisco Sebastián, Sebastián Luis Foglia y Marcos Javier Aguerrido, a cargo de este proceso en que están imputadas 37 personas por crímenes cometidos en perjuicio de 333 víctimas.

“La violencia sexual se compone de las acciones de naturaleza sexual que se cometen contra una persona sin su consentimiento, puede involucrar la invasión física del cuerpo humano o actos que no necesariamente comprenden penetración o contacto físico alguno”, sostuvo una de las autoras del libro “Grietas en el silencio”, una investigación sobre la violencia sexual en el marco del terrorismo de Estado.

La abogada, quien también es docente de la Universidad de Rosario, indicó que según la Conadep “un 30% de las víctimas del terrorismo de Estado a partir del 24 de marzo de 1976 fueron mujeres”, quienes “sufrieron violencia en los centros clandestinos de detención de manera sistemática y planificada”.

“En la mayoría de los casos hubo componentes de violencia sexual”, indicó al señalar que el discurso predominante “del terrorismo de Estado promovía una imagen de mujer del hogar, dedicada a su familia, madre y esposa devota”.

Chiarotti dijo que dicho “estereotipo se contraponía con el ejemplo que daban las mujeres que se involucraban en política, como estudiantes, profesionales, trabajadoras o militantes de organizaciones estudiantiles, sindicales”.

“La mayoría de las víctimas relataban que al torturarlas les decían que eso les pasaba por no estar donde debían estar”, y por “haberse involucrado en un ámbito que es reservado a los varones”.

La investigadora sostuvo que “hay referencias históricas sobre la violencia sexual en conflictos armados y en situaciones de represión ilegal”, ya que “durante siglos las mujeres fueron vistas como botín de guerra, premio de los vencedores, parte del territorio conquistado”.

Chiarotti expresó también que “el tema del consentimiento de mujeres víctimas de violencia sexual privadas de libertad tiene las mismas improntas y problemas de los casos que afectan a las mujeres en general”.

“El número de provincias con centros de detención demuestran que no se trataba de una acción individual y excepcional, solitaria, se trató de una modalidad sistemática y uniforme en todo el país”, expresó.

“Los crímenes sexuales fueron perpetrados por agentes del Estado que pertenecían a casi todas las jerarquías dentro de las fuerzas de seguridad”, sostuvo y señaló que “hemos recogido relatos que incriminan a guardias, carceleros, miembros de la patota, oficialidad del servicio de inteligencia, comandantes y hasta militares que revestían la categoría de jueces”. ( TELAM )

300x250 profertil