mié. 22 de mayo de 2024
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net

“Mi marido no era ladrón”, dijo la esposa de uno de los hombres que murió electrocutado

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Laura, esposa y madre de los tres hijos de Facundo Uribe, insistió en que él era un hombre trabajador y que seguramente fue engañado por el padre de otro de los involucrados.

Luego de que aparecieran cuatro cadáveres electrocutados en la entrada del Hospital Municipal de Bahía Blanca, comenzó la investigación acerca de un presunto robo de cables en la zona de García del Río de esa localidad.

Sin embargo, la esposa de uno de los fallecidos, identificado como Facundo Uribe (32), recurrió a los medios para aclarar la situación. “Lo que quiero es limpiar el nombre de mi esposo porque él no era ningún ladrón, lo que me da bronca es que ensucien a mi marido diciendo que era un delincuente o que fue a robar. No fue así. Él no fue a morir ahí. Él fue a trabajar, al menos eso le dijo el hombre que me lo arrebató”, aseguró Laura en diálogo con Clarín.

De acuerdo con las declaraciones de la mujer, Uribe trabajaba limpiando metales con su hermano en un galpón y salió el lunes en la noche para cobrar su pago por la jornada del fin de semana.

“Me mandó un mensaje y me dijo ‘mami ya voy’, y cuando llegaron me dejó plata porque tenía que ir al médico al otro día, y me avisó que se iba a trabajar. Me llamó la atención que fuera vestido así, pero me aseguró que ‘era un ratito nada más’. Y después me llamaron para avisarme que estaba en el hospital”, contó Laura, quien tuvo tres hijos (6, 4 y un año) con Uribe.

En la reconstrucción de los hechos, se pudo conocer que Uribe estaba con Federico Ezequiel Strick (28) y Nicolás Joaquín Acosta (18), a quienes había conocido en el trabajo. “Al resto no los conozco, y tampoco es que mi marido era amigo. Eran personas del trabajo a las que mencionaba”, remarcó Laura. Estos tres hombres, más Fernando Adrián Gallardo, aparecieron muertos en el hospital. Fueron abandonados en la caja de una camioneta.

Hubo un quinto implicado, Emanuel Chamorro Sepúlveda (20), que sobrevivió y quedó detenido y acusado por robo agravado por cometer el crimen en un despoblado y por haber pertenecido a una banda en grado de tentativa.

Ángel Gallardo (63), el padre de Fernando, fue detenido horas después en su casa de Bahía Blanca, informó Clarín. Él es el presunto líder de la banda y el encargado de reclutar a los hombres y ofrecerles dinero para que robaran cables de media tensión. Se sospecha que otro de sus hijos, que perdió la mano en un accidente, posiblemente también haya estado involucrado en un crimen similar.

“Gallardo los mandó tragados a los pibes”, dijo un testigo. “Les había dicho que ‘vayan tranqui’ a sacar los cables, que la línea no estaba energizada”, revelaron fuentes oficiales.

Laura insistió en la inocencia de su esposo a pesar de las pruebas. “Sé que él no se iba a arriesgar en ningún lado, él trabajaba todos los días. No sé de dónde salió esta persona (en referencia a Ángel Gallardo). Hay cosas que todavía no entiendo. Se dedicaban a limpiar metales que compraban ahí en el galpón. Él (Facundo) se dedicaba a limpiar los metales sucios y a clasificarlos. Iba a trabajar todos los días”.

Por otro lado, Gonzalo Bezos, jefe de la Superintendencia de Seguridad Región Interior Sur de la Policía bonaerense, aseguró: “Las cinco personas que se electrocutaron tenían antecedentes por robo”.

La esposa remarcó que lo que dicen las autoridades no es cierto. “Lo que me da bronca es que ensucien a mi marido diciendo que era un delincuente o que fue a robar. No fue así. Él no fue a morir ahí. Él fue a trabajar, al menos eso le dijo el hombre que me lo arrebató”.

Además, Laura está segura de que Facundo Uribe estaba vivo porque no tenía lesiones en el cuerpo, pero que terminó electrocutado por intentar ayudar a los demás y murió por el tiempo que pasó antes de llegar al hospital.

En la madrugada del 9 de mayo, un grupo de personas destrozó el galpón de Ángel Gallardo, prendieron fuego un camión cargado de metales para la fundición. El padre de una de las víctimas y presunto líder de la banda se negó a declarar por consejo de su abogado, Maximiliano De Mira, quien remarcó que el acusado no tiene antecedentes penales. Además, solicitó su excarcelación.

Por otro lado, la investigación indica que es posible que hubiese participación policial en el crimen. Según el expediente, el subcomisario Martín Omar Ñancucheo (36) presuntamente le pidió a un compañero que le devolviera un handy que estaba dentro de la camioneta donde fueron trasladados los cadáveres.

Las autoridades sospechan que Ñancucheo ofrecía protección para cometer estos delitos con libertad y que estaba con Gallardo en el vehículo, pero escapó antes de ser visto. Por esto, fue sumariado por Asuntos Internos de la Policía bonaerense. Además, tuvo que entregar su arma y su chaleco. (TN)

300x250 profertil