sáb. 2 de marzo de 2024
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net

Desgarrador recuerdo del padre de Agustina Bustos, a dos años de su asesinato

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

“Hijita ya pasaron 2 años del día que te quitaron la vida… 2 años que parecieron horas , 2 años que un puñal atravesó tu corazón , tu futuro , tus deseos pero también los míos”, escribió Eduardo en su muro de Facebook.

 

“El dolor no se quita ..este dolor está tan arraigado , tan dentro de mi , como el amor que profeso por vos.
Tu risa no se borra de mi mente y la tengo siempre presente, pero ya no alcanza para alivio alguno , el libro que rige nuestras vidas así está escrito y no hay probabilidad de cambiar palabra alguna”.

Agustina Bustos fue asesinada en el barrio Rucci, un 3 de abril de 2018 cuando regresaba de la Universidad, donde estudiaba enfermería, como paso previo a su ingreso en Medicina.

Eduardo Bustos, papá de la joven asesinada escribió en las redes sociales: “Artífice de mi más profunda tristeza , duerme en los brazos de dios que ya no va a haber más dolor en tu cuerpo hijita ,el dolor quedó aquí, ya no te van a hacer más daño , ya sufriste el peor de los daños , ya tu presencia queda muy dentro del corazón de quienes te aman ,….yo te visitaré en mis sueños y me llenaré de vos para seguir sobreviviendo un día más y así tu imagen será mi estandarte mientras mi corazón siga latiendo viendo lo injusto de la justicia”.

“Quizá , algún día , cuando la herida deje de sangrar , cuando el dolor descanse oculto en algún rincón del corazón , cuando la vida me permita evocarte sin romper en lágrimas , quizá ese día pueda contar la historia completa….”

“La última caricia a tu rostro fue la caricia de un padre ya sin alma y que esperaba que me tomes la mano , pero no podías , ni siquiera estabas ahí…. Ya te habías instalado dentro de mi corazón dónde hoy aún habitas y lo siento de esa manera.”

“Miro por sobre mis hombros y ya no te veo seguirme , ya tu aguda voz no me alienta y hay veces que flaqueo… Y flaqueo de tal manera que me oculto en mi temple para no alarmar a quienes hoy me sostienen”

FInalmente expresó: “Permiso Agus, permiso hijita, voy a seguir viviendo lo que el destino me marque , y perdón…. perdón por las lágrimas hijita , perdón por mi tristeza , perdón por no haber estado ahí para defenderte , perdón por no haber estado ahí para despedirme”.

El caso

El día del crimen, Agustina volvía de la universidad, en la que estudiaba Enfermería, como paso previo para entrar a Medicina. Había retornado a clases después de aprovechar el fin de semana largo en Córdoba junto a una amiga con la que soñaba hacer una carrera y tener un trabajo para poder viajar.

Se movía entre las clases y las casas de sus padres separados con una mochila en la que cargaba sus primeros apuntes, base de sus ilusiones de progreso paciente y sacrificado. Quienes la atacaron creyeron que allí dentro llevaba algo que les podría dar un rédito inmediato y fugaz. Para robárselo y después tirarlo, la mataron.

Agustina, la mayor de tres hermanos, murió en el hospital municipal de Bahía Blanca al que llegó con una herida de arma blanca en el hemitórax izquierdo: la habían apuñalado cerca de unos de los accesos al Monoblock 2 del barrio Rucci, donde vive su mamá. Sus gritos de dolor alertaron a los vecinos que bajaron a ayudarla, pero no pudieron evitar el trágico final.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

300x250 profertil