dom. 14 de abril de 2024
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net

Ex juez y fan del bahiense Ginóbili, el embajador de EE.UU. confirmó que llega el 8 de mayo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Dijo que puede ayudar a mejorar el sistema judicial local y que buscará atraer inversiones norteamericanas a la Argentina. Gran fan del básquet y los Spurs, muestra con orgullo en su teléfono un tesoro: la foto que tiene con Manu Ginóbili en el vestuario

 

El hombre de cabello blanco y traje oscuro disfrutaba en un coqueto cóctel al atardecer, en una terraza con vistas espectaculares del Capitolio de Washington. Hace pocos días él había estado en ese edificio emblemático de la capital estadounidense para pelear por su futuro. Allí, Edward Prado fue bendecido por los Senadores para ser el embajador de los Estados Unidos en la Argentina.

Este ex juez, texano, republicano y gran admirador de Manu Ginóbili, llegará a la Argentina el 8 de mayo para presentar cartas credenciales y ser el hombre del presidente Donald Trump en la Argentina.

En un encuentro organizado por el B20 (Business20), un grupo de importantes hombres de negocios que trabaja en sintonía con las políticas del G20, que este año tiene la presidencia de Argentina, Prado estaba prácticamente solo porque muy pocos lo reconocían.

Su credencial en el cuello decía “ex juez”, a secas. Cuando comenzó a conversar con Clarín, fue abordado por otros periodistas argentinos y más tarde, los empresarios argentinos comenzaron a percibir que era una buena oportunidad para presentarse y charlar un rato con él.

Prado dijo a esta corresponsal que llegará el 8 de mayo a Buenos Aires, y que hacía dos semanas que estaba en Washington para empaparse de la realidad argentina. Ya tuvo varias sesiones en el Departamento de Estado para analizar la relación bilateral y también ha conocido al embajador Fernando Oris de Roa.

Era su primer contacto con la prensa argentina. Prado, de 70 años, pidió disculpas por su español de acento mexicano, pero habló con fluidez y simpatía. Cuenta que su familia ya tiene varias generaciones en suelo estadounidense y que en San Antonio, Texas, donde él vive, es casi natural saber español.

Gran fan del básquet y los Spurs, muestra con orgullo en su teléfono un tesoro: la foto que tiene con Manu Ginóbili en el vestuario. Aún no sabe de qué equipo de fútbol será hincha en la Argentina. Algunos empresarios ya lo invitaban a ver a Boca. Alejandro Bulgheroni y Paolo Rocca, fueron dos de los que conversaron un rato con él.

Prado dijo que lo primero que hará formalmente en Buenos Aires será presentar sus cartas credenciales al gobierno de Mauricio Macri. “Tengo que mostrar mis papeles y ver si me van a aceptar, si tengo méritos para ocupar el cargo”, sonríe con picardía.

Contó qué buscará durante su misión: “Como juez espero ver cómo puedo ayudar a la rama judicial, si hay oportunidad, si quieren, con mi experiencia, puedo ayudar. No les voy a decir qué tienen que hacer, pero en mis charlas con las autoridades judiciales hay cosas que podemos hacer para mejorar el sistema”, afirmó a los periodistas.

Dijo, además, que buscará promover la llegada de inversiones estadounidenses a la Argentina. “Hay que convencer a las empresas de EE.UU. que tienen que tener fe de ir a la Argentina”, dijo. “Creo que por la historia hay algunas que tienen temor de ir, pero las cosas hoy están bien, el presidente Macri ha ayudado a que vayan las empresas extranjeras y hoy hay una buena oportunidad”, agregó.

También comentó sobre la actual negociación de la Argentina para que EE.UU. levante las restricciones a las importaciones de acero y aluminio, un tema que debe resolverse estos días. “Cuando Trump tomó esa decisión no era contra la Argentina sino contra otros países. Se está hablando ahora, están cerca de hacer un arreglo”, señala.

A Prado le encanta nuestro país. “He tenido la oportunidad de viajar varias veces a la Argentina, no solo a Buenos Aires sino a Rosario, Salta, Neuquén. Conozco el lugar porque fui a dar presentaciones sobre el sistema legal, conozco abogados y jueces”, comentó. Aunque no los mencionó, se sabe que tiene relaciones con el ministro de Justicia Germán Garavano y jueces federales como Julián Ercolini o la jueza de la Corte Suprema Elena Highton de Nolasco, entre otros.

Los antecedentes de Prado, que fue juez por más de 35 años, facilitarán el sí veloz de Macri. Los primeros 19 años de su carrera judicial trabajó como juez del Distrito Oeste de Texas y luego fue por 14 años juez en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito. Este tribunal, que cubre Texas, Louisiana y Mississippi es conocido por ser uno de los más conservadores del país.

Antes de ser juez fue fiscal y asistente de defensores público. Fue reservista del Ejército estadounidense (entre 1972-1987) y se retiró como capitán. Egresado de la Universidad de Texas en Austin, Prado también fue mencionado como un posible candidato a juez de la Corte Suprema en 2005, luego del retiro de Sandra Day O´Connor.

El ex juez dice que en pocos días vuelve a San Antonio a terminar de embalar sus cosas y, junto a su mujer, llegará el 8 a Buenos Aires. Asegura que lo primero que hará será disfrutar de algunos placeres criollos que enumera con la precisión de quien conoce bien el tema: “Empanadas, choripán, medialunas, carne y un poquito de vino”.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

300x250 profertil