sáb. 15 de junio de 2024
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net
Lectura de Domingo:

“La Iglesia politizada” por Carlos Baeza

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

“Mi casa será llamada Casa de Oración. Pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones” (Mt. 21, 12)

El Papa Francisco en un reciente congreso de líderes religiosos de todo el mundo sentenció: “No permitamos que lo sagrado sea instrumentalizado por lo que es profano. ¡Que lo sagrado no sea apoyo del poder y el poder no se apoye en la sacralidad!”. Es que la actividad política, que a primera vista, pareciera totalmente ajena a la misión de la Iglesia, es uno de los temas sobre los cuales la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) tiene fijada una clara posición, al señalar que toda actividad particular debe colocarse en esta sociedad ampliada y adquiere, por tanto, la dimensión del bien común por lo cual es conforme a la naturaleza humana que se constituyan estructuras político-jurídicas que ofrezcan a todos los ciudadanos la posibilidad de participar en ellas. Sin embargo, ya el Papa Juan Pablo II en un discurso a los dirigentes políticos (Bs. As., 6/4/87) sostenía en el mismo sentido que ”La Iglesia aprecia el sistema de la democracia, en la medida que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes o bien sustituirlos oportunamente de manera pacífica” (Centesimus Anno,46); si bien aclarando que “La Iglesia respeta la legítima autonomía del orden democrático; pero no posee título alguno para expresar diferencias por una u otra solución institucional o constitucional” (47).

1° Lamentablemente, algunos sectores de la Iglesia Católica -mi Iglesia- olvidan estas enseñanzas e incurren en manifestaciones político partidistas ajenas totalmente a su misión evangelizadora. No es posible ignorar algunos sucesos ocurridos en la Basílica de Luján, como el que tuvo lugar en 2018 cuando a solicitud de Hugo Moyano se realizó una misa presidida por Monseñor Agustín Radrizzani quien quizá no recordó las enseñanzas de Jesús cuando refiriéndose a los fariseos decía: “Les gusta ocupar los primeros asientos en los banquetes y los principales puestos en las sinagogas; también les gusta que los saluden en las plazas y que la gente les diga: Maestro” (Mt. 23,6) Es que la celebración contó con la presencia de numerosos sindicalistas, legisladores, funcionarios kirchneristas y representantes de movimientos sociales, que fueron ubicados en primera fila, muchos de los cuales fueron severos críticos de la designación de Bergoglio como Papa, viniendo a la memoria las palabras de Jesús en el mismo Evangelio cuando sentencia: “¡Hipócritas! Isaías profetizó exactamente de ustedes, cuando dijo: ‘Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me rinden no sirve de nada y sus enseñanzas no son más que mandatos de hombres” (Mt. 15,7) Muchos de ellos fueron sometidos a denuncias o procesamientos en causas judiciales por presuntos hechos de corrupción durante el kirchnerismo, en tanto algunos otros no pudieron concurrir pero quizá puedan hacerlo más adelante apenas resuelvan algunos asuntos que los retienen (cualquier semejanza con “El sendero de Warren Sánchez” de Les Luthiers es pura coincidencia) No obstante que la ceremonia debería haber tenido un marco apolítico y sin banderías, ello no fue así tal como pudo observarse durante la misma y a su finalización ya que quienes participaban así como Monseñor Radrizzani formularon duras críticas al modelo económico del gobierno macrista, al FMI e incluso se llegó a decir que “sufrimos un Poder Judicial que cree que hacer Justicia es desechar la presunción de inocencia”, olvidando que el sistema legal que nos rige ha sido aprobado por los poderes Legislativo y Ejecutivo y aplicado por el Poder Judicial.

2° Por su parte Monseñor Jorge Lugones, entonces titular de la Pastoral Social de la Iglesia y conocido simpatizante kirchnerista, cuestionó al gobierno macrista y afirmó que la huelga es una herramienta que la Iglesia propone en casos de injusticias sociales. Resulta extraño que Monseñor Lugones desconozca las enseñanzas de la Encíclica “Laborem Exercens” (Juan Pablo II) cuando sostiene que el cometido de los sindicatos no es “hacer política” ya que ellos no tienen el carácter de partidos políticos “que luchan por el poder y no deberían ni siquiera ser sometidos a las decisiones de los partidos políticos o tener vínculos demasiado estrechos con ellos”; así como que el derecho de huelga sigue siendo “un medio extremo. No se puede abusar de él; no se puede abusar de él especialmente en función de los ‘juegos políticos’. Por lo demás no se puede jamás olvidar que cuando se trata de servicios esenciales para la convivencia civil, éstos han de asegurarse en todo caso mediante medidas legales apropiadas, si es necesario. El abuso de la huelga puede conducir a la paralización de toda la vida socio-económica, y esto es contrario a las exigencias del bien común de la sociedad” Finalmente, Monseñor Lugones formuló igualmente críticas al debate sobre la legalización del aborto, al sostener que con el mismo se está tapando la delicada situación social; como también cuestionó el haber recurrido al FMI y las políticas “gradualistas del gobierno”. No se recuerda, en cambio, que el prelado haya realizado cuestionamiento alguno a la anterior gestión kirchnerista, en temas sociales o de corrupción, como los que involucraran a su sobrino, el ex intendente de La Plata Pablo Bruera quien en la grave inundación de 2013, mientras paseaba por Brasil mintió afirmando que estaba “atendiendo a los damnificados”; o su hermano Mariano Bruera detenido por presuntas coimas en el mismo municipio.

3° A ello debe sumarse la reunión que la vicepresidente, luego del atentado que sufriera, realizara en el Senado con un grupo de sacerdotes de neta filiación oficialista, tal como se encargaron de demostrarlo cuando uno de ellos -que posara junto a una gorra con la inscripción “CFK 2023”- sostuvo que la única persona capaz de gobernar es la actual vicepresidente a quien alabó. Es de lamentar la poca repercusión que estos actos deben haber tenido en el seno del Episcopado nacional, al menos al no haberse dado a conocer ninguna declaración de repudio a los mismos. Es evidente que los obispos mencionados -entre otros- desconocen la DSI cuando luego de recordar que la política partidista es el campo propio de los laicos, el Documento de Puebla señala que “Los Pastores, por el contrario, puesto que deben preocuparse de la unidad, se despojarán de toda ideología político-partidista que pueda condicionar sus criterios y actitudes (526).

4° Todo lo analizado viene a cuento dado que un sacerdote, el padre Francisco Olveira -conocido como “padre Paco”- realizó una huelga de hambre frente al Palacio de Tribunales contra la mafia judicial, solicitando la destitución de los jueces de la Corte Suprema de Justicia y el cese de la proscripción de CFK. En una carta que entregó en ese lugar sostuvo que los miembros del Alto Tribunal “no tienen autoridad moral ni ética para estar al frente de la justicia de nuestro país”. En una entrevista que le realizaran afirmó que “el Che Guevara junto al subcomandante Marcos, lo pongo al lado de Jesucristo, a Hebe de Bonafini, a Evita Perón y a María Magdalena”, contando que en su despacho tiene “un cuadro muy grande de Perón y otro de Evita”. Recordó igualmente que en una Misa por la beatificación del Padre Angelelli al que concurriera la entonces vicepresidente Gabriela Michetti, le espetó: “la verdad que usted no hace nada en esta misa, insulta la memoria de nuestros mártires”; en tanto en otra ocasión, en plena campaña electoral, manifestó que “sería un pecado para los cristianos votar a Macri”. Finalmente cuenta en su haber la organización de una marcha pidiendo la liberación de Amado Boudou y de Milagro Sala, así como haberle solicitado al presidente Fernández que indultara al citado ex vicepresidente. Luego de estar 13 años a cargo de la parroquia de la Isla Maciel, fue expulsado de la Diócesis de Avellaneda por haber increpado a la vicepresidente y también por pronunciarse a favor del aborto.

5° Pareciera ser que el Padre Paco olvidó la DSI que emerge del Documento de Puebla cuando sostiene que “Los sacerdotes, también ministros de la unidad y los diáconos, deberán someterse a idéntica renuncia personal. Si militaran en política partidista, correrían el riesgo de absolutizarla y radicalizarla dada su vocación a ser ‘los hombres de lo absoluto’ Pero en el orden económico y social y principalmente en el orden político, en donde se presentan diversas opciones concretas, al Sacerdote como tal no le incumbe directamente la solución, ni el liderazgo, ni tampoco la estructuración de soluciones” (527).

Concluyendo en que Los religiosos, por su forma de seguir a Cristo, “deberán resistir igualmente, a la tentación de comprometerse en política partidista, para no provocar la confusión de los valores evangélicos con una ideología determinada” (528) La Constitución “Gaudium et spees” (76) nos recuerda que “La Iglesia, que por razón de su misión y de su competencia no se confunde en modo alguno con la comunidad política ni está ligada a sistema político alguno, es a la vez signo y salvaguardia del carácter trascendente de la persona humana. La comunidad política y la Iglesia son independientes y autónomas, cada una en su propio terreno”. Sería importante, por ello, que muchos miembros de la jerarquía de la Iglesia -obispos y sacerdotes- no olvidaran estas enseñanzas en sus prédicas evangélicas. Y lo mismo cabe decir de muchos laicos, especialmente de todos aquellos que al asumir Monseñor Bergoglio como Papa, lo criticaron duramente y blasfemaron contra su persona, pero pasado un tiempo, comenzaron los tours al Vaticano en busca de la ansiada foto. Y así fue posible ver sonrientes a los mismos muchachos de La Cámpora que denostaban y silbaban a Bergoglio, llevarle al ahora Papa salamines y una camiseta de esa agrupación; a Cristina regalándole al Pontífice un mate y dándole cátedra respecto de cómo cebarlo; o a Insaurralde cuando “colado” en una foto junto al Papa en la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil, luego la utilizó en la campaña electoral de 2013. Otros emocionados hasta las lágrimas (de cocodrilo) por el encuentro con el antes vilipendiado arzobispo porteño fueron Carlotto; Bonafini; Aníbal Fernández o Mariotto.

Nos enseña la Biblia que Pablo, perseguidor de los cristianos, tuvo su encuentro con Dios en el camino a Damasco; y luego de perder la visión y recuperarla creyó y se convirtió (He 9, 1-19) Es de esperar que muchos de los Pablo que hasta hoy peregrinan en el camino al Vaticano también se conviertan, aunque dudo quién será el Ananías que les abra los ojos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

300x250 profertil