sáb. 20 de abril de 2024
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net
Lectura de Domingo:

“¿Y la idoneidad?” por Carlos Baeza

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

“Nada hay tan común en el mundo como la ignorancia y los charlatanes” (Cleóbulo)

En la Argentina de la anomia es común encontrar a diario cientos de funcionarios públicos que sin sonrojarse, aceptan el desempeño de tareas para las cuales carecen totalmente de estudios, formación o expertise, todo lo cual es fácilmente comprobable a poco de iniciar sus deslucidas carreras burocráticas. En muchas ocasiones, cualquier anónimo habitante de estas latitudes se ha encontrado frente a un mostrador tras el cual algún “alma bella” (Fernández Díaz dixit) se empecina en impedirnos concretar el trámite que hasta allí nos condujera (la recordada empleada pública personificada por Antonio Gasalla es un vívido ejemplo). En otros casos, el funcionario exhibe como excusa toda una máquina burocrática que lo respalda y en cuyo vértice, el jerarca de turno se revela manifiestamente incompetente para asumir el rol asignado. De allí que con fina ironía Laurence J. Peter ha formulado el principio que lleva su nombre y según el cual “En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia” y su consecuente corolario: “Con el tiempo todo puesto tiende a ser ocupado por un empleado que es incompetente para desempeñar sus obligaciones”. Pero como lógicamente rara vez podrá encontrarse un sistema jerárquico en el cual todos los empleados hayan alcanzado su propio nivel de incompetencia, el trabajo cotidiano es ejecutado por aquellos que aún no han llegado al mismo.

1°- Según la RAE la idoneidad es la cualidad personal necesaria para la prestación de un servicio concreto o la asunción de un cargo; lo cual es requerido a tales fines por nuestra Constitución Nacional cuando en su art. 16 y al consagrar el principio de igualdad sostiene que todos los habitantes “son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad” En este aspecto, cabe recordar que en lo referido al ingreso a cargos públicos, la Ley Fundamental lo condiciona -exclusivamente- a la comprobación de recaudos objetivos, tales como la nacionalidad o la edad (art. 48 para diputados; art.55 para senadores; art.89 para presidente y vicepresidente y art.111 para miembros de la Corte Suprema de Justicia). Sin embargo, debe tenerse presente que si bien tales exigencias mínimas eran justificables al tiempo de sancionarse la Constitución, toda vez que requerir atributos vinculados a aptitudes profesionales, intelectuales o técnicas podría haber impedido el acceso a la función pública, no puede hoy sostenerse igual criterio y exigir únicamente calidades como las señaladas para evaluar la idoneidad de los aspirantes a los cargos públicos. Respecto al resto de los empleados, corresponde a cada uno de los poderes fijar los requisitos de idoneidad a exigir en cada caso: así, compete al Congreso “crear y suprimir empleos, fijar sus atribuciones” (art.75 inc.20); en tanto cabe al Poder Ejecutivo designar todos “los empleados cuyo nombramiento no está reglado de otra forma por esta Constitución” (art.99 inc.7°); y a la Corte Suprema de Justicia designar su propio personal (art.113).

2°- Del total de los actuales ministros, 6 de ellos son abogados -como si el solo título habilitante de esa profesión fuera garantía de idoneidad- a saber: Gabriel Katopodis en la de Obras Públicas; Matías Lammens en Turismo; Aníbal Fernández en Seguridad; Sergio Massa en Economía; Diego Giuliano en Transporte; y Eduardo De Pedro en Interior ¿Qué idoneidad pueden ostentar estos abogados en esas carteras eminentemente técnicas? Igualmente cabe preguntarse ¿qué hacen los sociólogos Jorge Taiana y Daniel Filmus en Defensa y Ciencia y Tecnología, respectivamente; el licenciado en educación física Jaime Perczyk en Educación; los “políticos” Juan Cabandié a cargo de Ambiente y Desarrollo sostenible y Ayelén Mazzina en Mujeres, género y diversidad; el politólogo Santiago Cafiero en Relaciones Exteriores o la contadora Victoria Tolosa Paz en Desarrollo Social? Y ahora, se agrega a la nómina el ingeniero civil Jorge Ferraresi como Interventor de EDESUR, cuyos conocimientos en materia energética son totalmente desconocidas. Pero en este caso, en particular, lo relevante de este funcionario ha sido su desempeño como intendente de Avellaneda, función que sigue ocupando y que aprovechando el “plan platita” le permitió regalar bicicletas en una pasada elección, en tanto ahora ha optado por las heladeras. Y bien: todos recordamos como su juramento como intendente, en tanto acto formal y solemne, fue bastardeado al ser tomado por un niño bajo esta fórmula: “Ingeniero Jorge Ferraresi, ¿jura por la Patria, por Avellaneda y su gente, por los que dieron la vida o perdieron su libertad por no claudicar en su lealtad al pueblo argentino, por la memoria viva de Perón, de Evita y de Néstor, y por la demostrada lealtad hacia Cristina, desempeñar con honestidad, valor y patriotismo como lo hizo siempre el cargo de intendente de la Ciudad de Avellaneda?”.

Pero aquí no acabó todo sino que se proyectó un video donde una niña remeda cabalmente las enseñanzas de los libros utilizados para adoctrinar a los alumnos al dirigirse a Ferraresi y decirle: “Lo amo, me gusta que cuide, que haga cosas buenas. Me gusta eso. También cuida la ciudad y ama a todos los niños como yo. Lo amo. Quiero estar con él, abrazarlo. Pienso en él” En tanto en otro video un escolar recitó un burdo remedo del Preámbulo de nuestra Constitución adaptado a las circunstancias y que rezaba: “Nosotros, los representantes de todos los chicos de la ciudad de Avellaneda, reunidos de corazón en centros de estudiantes, clubes y plazas, por voluntad y elección de cada uno de nuestros amigos y amigas, con el objeto de construir una ciudad unida, justa, igualitaria, libre y solidaria que promueva la paz y el bienestar social para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres y mujeres del mundo que quieran habitar el suelo avellanedense. Invocando la diversidad de géneros, credos y expresiones, fuentes de toda razón y justicia, ordenamos, decretamos y establecemos esta declaración de una verdad irrefutable: la gestión del ingeniero Jorge Ferraresi como intendente de Avellaneda es la base de lo que imaginamos como un futuro de justicia social. Porque usted arregló mi escuela, iluminó la calle de la vuelta, que ahora ve y brilla, y floreció el potrero. Puso juegos para mis hermanos y hermanas. Hizo lugares para que yo encuentre el primer beso o el primer mate con amigos. Los clubes están renovados y las vías de la vieja estación ahora son un parque. Hasta tiene un circuito ideal para aprender a usar esa bici que usted nos entregó. Y las tablets de los chicos más grandes, que pronto nos tocarán a nosotros, esas que acercaron a todos en Avellaneda”.

Y como si este panegírico hubiera sido poco elocuente, el niño continuó con su ofrenda verbal al jefe comunal en estos términos: “Tantas cosas señor intendente que nos hacen pensar en que somos más afortunados que los chicos de otros lugares y que debemos luchar para ellos. Usted lo dijo: ‘Sin querer, agrandé la brecha, porque pienso en los demás’; nos hizo pensar en los demás y los chicos éramos antes de que usted llegara aquí intendente Ferraresi los últimos orejones del tarro. Y usted no nos subestima como otros: nos quiere a todos universitarios. Ya lo sé y lo vamos a hacer. Lo vamos a hacer por usted. Le prometo intendente Ferraresi que vamos a ser la mejor posibilidad de lo que queramos ser, y por sobre todas las cosas jamás nos vamos a olvidar de dónde venimos y quién fue que nos hizo sentir orgullosos de nuestro lugar. Nosotros somos Avellaneda y Avellaneda le escribe estas palabras para decirle gracias. Gracias Jorge Ferraresi. Muchas gracias por todo”. Invito a quienes sostengan que reproducir estos hechos obedece solo a una campaña de odio, a que denuncien en este mismo medio que lo citado es falso.

3°- Algo similar ocurrió en Formosa cuando en un acto político y en presencia del gobernador Gildo Insfrán, -“uno de los mejores políticos y seres humanos”, según lo definiera el presidente Fernández- una niña de 7 años le dedicó este poema: “La situación está difícil, la gente ya no da más. Pero en mi Formosa estoy tranquila, aquí está mi capitán. Perdonen mi fastidio, sé que soy de corta de edad, pero hasta una niña como yo se da cuenta de la realidad. Realidad de mi (…) que se ha de acabar, cuando la gente elija a quien de verdad tiene que gobernar. Personas como usted, mi gran capitán. Personas que generen trabajo e igualdad”. Claro está que el adoctrinamiento partidario en la enseñanza argentina fue creación del peronismo cuando Eva Perón dirigiéndose al propio presidente manifestaba: “Ya estamos nuestros ejércitos civiles de mujeres, adiestradas y adoctrinadas para enseñarle e inculcarle al niño que el alma de la Patria, antes que en las escuelas, lo forman las madres argentinas en la cuna, que les enseñamos a quererlo a Perón antes que a bendecir los nombres propios”. Es cierto que en la Biblia podemos leer: “Dejad que los niños vengan a mí” (Mc. 10, 14) pero ello no supone que una vez en presencia de los niños se pretenda captarlos –como se hizo- mediante la imposición de una ideología política determinada. Por ello y haciéndose eco de las palabras de Eva, el propio Perón fue bien explícito en torno a su política al expresar textualmente: “Nosotros tenemos en este momento casi 4 o 5 millones de estudiantes, de gente que estudia, que si no votan hoy votan mañana, no hay que olvidarse…Tenemos que irlos convenciendo desde que van a la escuela primaria. Y les agradezco mucho a las madres que ya les enseñan a decir Perón antes que a decir papá”.

En la misma sintonía sostenía Perón: “Pero en la primera parte de esta acción individual es imprescindible el adoctrinamiento. La escuela primaria constituye entonces el primer escalón de captación y de adoctrinamiento de la futura ciudadanía al movimiento justicialista”. Más claro y explícito, imposible.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

300x250 profertil