vie. 22 de septiembre de 2023
Bahía Blanca:
El tiempo - Tutiempo.net
Lectura de Domingo:

“Ante un nuevo panorama electoral” por Carlos Baeza -9° y última nota-

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Hoy a pesar de ser domingo se levantó más temprano que de costumbre. Pensó que llegando a esa hora podría retornar pronto a su hogar. Es que al mediodía venían los nietos y debía amasar la consabida pasta. Se vistió rápido, buscó en el cajón del ropero su documento y salió rumbo a la escuela que estaba a solo dos cuadras de su casa.

Al llegar se ubicó en la fila y cuando le llegó el turno, el presidente de mesa le entregó un sobre y entró al cuarto oscuro. Agradeció el consejo de su hijo que le sugirió llevar la boleta que le enviara por correo el partido de su preferencia. Pensó que realmente le hubiera costado mucho tiempo ubicarla entre la gran cantidad desparramada por todo el cuarto. Incluso muchas con los mismos candidatos pero con distintos números y diferentes agrupaciones. Salió, depositó el sobre en la urna, verificó el troquel de constancia del voto y retornó a su domicilio.

Al rato, ya con el delantal puesto se ubicó en la cocina a preparar la comida y aguardar la llegada de la familia. Quizá a la nochecita se conocerían algunos resultados. Se fue a dormir temprano con la sensación de haber cumplido con su rol de ciudadana, pero se preguntó por qué no podía elegir a quienes le parecían más aptos e igualmente por qué en la lista por la cual finalmente tuvo que optar, había tantos nombres que ni siquiera conocía. Se durmió pensando que posiblemente, dentro de dos años, cuando nuevamente fuera convocada a votar, algo de esto habría cambiado. Este simple relato imaginario seguramente se hizo realidad en muchos hogares en este domingo en que se llevan a cabo las P.A.S.O.

1°Cabe recordar que a partir del año 2001, y bajo la consigna “¡que se vayan todos!” los partidos políticos con la forma y estructura que se los conoció desde siempre, dejaron su lugar a los “espacios” ocupados por efímeras alianzas puramente electorales en las que suelen amontonarse viejos enemigos que parecen haber olvidado sus recientes rencillas para unirse en el propósito común de lograr una banca legislativa. Además, no se ilusione: como siempre usted no elegirá a nadie. Su papel como ciudadano será simplemente optar por los candidatos que presenten los partidos políticos sin ninguna intervención suya, ya que en nuestra legislación los partidos políticos detentan el monopolio de la representación, esto es, que si usted no está enrolado en alguno de ellos no puede presentarse a ninguna elección puesto que solo los partidos están habilitados para presentar candidatos (art. 2°de la ley 23.298; 21 de la ley 26.571 y 3 de la ley 14.086) Así y como definía al elector Ambrose Bierce, usted no es más que “el que goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros”.

2°Si bien las P.A.S.O son un instrumento del sistema democrático, su real utilidad dista de ser lo que de él se espera, dado que las fuerzas políticas por más declamaciones en su favor, siguen prefiriendo la “dedocracia”. En efecto: en las P.A.S.O presidenciales de 2011; 2015 y 2019, -y sin perjuicio de la existencia de esas elecciones en cargos legislativos en algunas jurisdicciones- lo cierto es que la totalidad de las alianzas electorales presentaron listas unificadas, es decir, que dentro de cada espacio político, no hubo competencia interna entre candidatos y haciendo que el ciudadano encontrara en el cuarto oscuro las mismas boletas tanto en las P.A.S.O como en las generales. Basta recordar que en 2011 hubo 10 fórmulas presidenciales con candidatos únicos, esto es, consensuados en el seno de cada espacio; en 2015 de los 11 espacios con binomios presidenciales, 8 de ellos llevaron lista única -por consenso o “dedocracia”- en tanto a nivel provincial 7 de los 10 espacios con candidaturas a gobernador y vice igualmente presentaron lista única; y en 2019 ninguna de las 10 fórmulas presidenciales recurrió a las P.A.S.O no obstante lo cual todos ellos debieron concurrir con idéntica boleta a las elecciones generales.

Para estas elecciones se oficializaron 27 lista de alianzas y partidos para presidente y vicepresidente, señalado que 12 de ellas no tienen rivales internos en tanto en las 15 restantes hay casos de alianzas que llevan hasta 4 y 5 precandidatos cada una, cuando en las 2 principales alianzas participantes solo hay 2 precandidatos, revelando que en aquellos otros espacios la mayoría de las agrupaciones que los integran no son más que “sellos de goma”. Y ello es lo que ha resuelto la justicia electoral en las últimas horas al bajar una gran cantidad de boletas de alianzas que justamente no eran más que eso. Así lo determinó, por ejemplo, la jueza Servini dijo en su fallo que varios partidos obtienen un rédito económico con la impresión de boletas para presentar diferentes listas en las PASO y que la Justicia Electoral tomó diversas medidas para prevenir ese fraude; agregando que “Tan grande ha sido esta proliferación de listas electorales, que resulta llamativa la cantidad de precandidatos propuestos por agrupaciones políticas que no registran antecedentes de tener un caudal de votos que lo justifique, y que no cuentan con referentes de conocimiento masivo como para explicar la existencia real de una competencia interna, lo que ha motivado su repercusión en los medios de comunicación masiva, que se han hecho eco de esta novedosa y masiva voluntad de postular precandidatos”. Y es así que en C.A.B.A de los 27 candidatos presidenciales originariamente admitidos, solo han quedado 17.

De allí que se impone la urgente reforma del art. 19 de la ley 26.571 que obliga a los espacios políticos a competir en ese acto electoral aunque presenten una sola lista por cada candidatura. Igualmente es imperativo terminar con el sistema de boletas en papel y adoptar alguno de los sistemas electrónicos o al menos el de boleta única, hoy en vigor en otras jurisdicciones nacionales y países del mundo. Con ello se pondría fin a muchas de las dificultades que se viven en cada elección tanto durante el acto comicial como en el escrutinio, como ser el robo de boletas; los “punteros”; el “voto cadena”; la presencia de fiscales en cada mesa y el costo de impresión de las boletas, entre otras cuestiones, todo lo que sólo favorece el “clientelismo” de los principales espacios políticos.

3° Del mismo modo urge modificar los sistemas electorales vigentes en busca de una mayor representación y transparencia, tal como acontece en algunos distritos con el perverso sistema de “ley de lemas” que permite que alguien que obtenga menos votos que otro, igualmente se alce con el triunfo, tal como ocurriera con Reutemann en Santa Fe, quien obtuvo menos votos que Usandizaga pero que no obstante, hizo que este último fuera ungido gobernador. Y algo similar acontece en nuestra provincia con el obsoleto sistema electoral de cuociente (art. 109 ley 5.109) Es indudable que los mecanismos de listas completas permiten el refugio de personajes, en muchos casos, portadores de prontuarios en lugar de curriculum, o al menos, totalmente desconocidos para los electores. Pregunto, por ejemplo, cuántos de quienes votarán en estas P.A.S.O conocerán a los 35 diputados nacionales que representarán a esta provincia en el Congreso, más allá de algún precandidato de la sexta sección. Ello se evitaría con el sistema anglosajón de circunscripciones uninominales donde es posible identificar plenamente al único candidato de los espacios políticos en cada circunscripción. Giovanni Sartori diferencia ambos sistemas electorales y afirma que en los de lista es posible camuflar a los que denomina “los caballos de Calígula”, recordando al emperador que para demostrar su poder designó senador a su caballo; en tanto que en un régimen de circunscripciones uninominales, cada espacio político tratará de colocar a su mejor candidato para no perder en dichas divisiones territoriales.

4° Y si algo debería modificarse -obviamente en una futura reforma constitucional- es el organigrama electoral que nos obliga a concurrir a las urnas cada 2 años para la renovación de los cuerpos parlamentarios en todos los niveles, haciendo que entre campañas de P.A.S.O y generales, vivamos en un continuo clima de confrontación electoral, cuando sería deseable que tales comicios tuvieran lugar cada 4 años. En primer término, no me diga que no ha sentido un gran alivio cuando finalizaran las campañas electorales en los medios -en realidad 2 días antes de las P.A.S.O- cansados ya de escuchar: “Espacio cedido por la Cámara Nacional Electoral”, pero sin oír ninguna propuesta concreta sino solo agravios de unos y otros, muchos de los cuales no pasan de ser “sellos de goma”, ávidos de la ayuda estatal que con nuestros recursos financian audaces aventuras que las leyes protegen.

Pero no ocurre lo mismo en los medios digitales donde se siguen difundiendo obras e inauguraciones ya inauguradas como si no fueran actos típicos de campaña, donde vemos a las planas mayores de distintos espacios tratando de acomodarse en altas banquetas en las que algunos no entran o quedan colgados y por ello solo se apoyan, siendo esta una de las innovaciones en materia de actos políticos que revela el caletre de los jefes de campaña. Además, y como ya señaláramos en otra nota, produce una suerte de hartazgo moral ver a candidatos de todos los espacios visitando lugares como sociedades de fomento; clubes deportivos tan bien pintados en “Luna de Avellaneda”; comedores populares; centros de jubilados; locales comerciales o simples agrupaciones barriales, en las que se fotografían junto a sus referentes calificando los encuentros como “Hermosa conversación con Juan”; “Pasamos una tarde maravillosa con María” o “Gracias a Pedro por los mates compartidos”, mencionando a los vecinos como si los conocieran de antes de la campaña cuando jamás habían pisado esos lugares; o alzando niños y repartiendo por doquier falsos abrazos y besos a desconocidos como si fueran familiares; pero aprovechando para dejar su mensaje partidario montado en algún legítimo reclamo que nunca antes de la campaña fuera escuchado. Ni qué decir del cholulismo político de sacarse una selfie con uno de los precandidatos a diputados nacionales que visitan la ciudad cual si fuera una estrella de Hollywood o de la NBA y no un recién llegado a las lides políticas, conocido solo en su distrito.

Pero no se alegre: el 30 de septiembre comenzará la campaña de las elecciones generales, así que las “patéticas miserabilidades” de las que hablaba Hipólito Yrigoyen llenarán los medios nuevamente con sus mensajes cargados de falacias y promesas incumplidas, ya que como alguien sostuvo no hay nadie más mentiroso que un político en campaña, frase avalada por Carlos S. Menem cuando públicamente sostuvo que: “Si yo decía lo que iba a hacer, no me votaba nadie”.

5° Finalmente, cabe señalar algunas similitudes entre las P.A.S.O y las elecciones generales:

a) tanto en las P.A.S.O (art. 1° ley 14.086) como en las generales (art. 12 CEN) el voto del elector es obligatorio y quien no justificare su no emisión en los casos en que ello es posible (enfermedad o estar a más de 500 kms) puede ser condenado al pago de una multa y de no abonarse la misma, igualmente se verá impedido de realizar cualquier trámite administrativo por el periodo de un año; dejando en claro que quien no votó en las P.A.S.O puede no obstante hacerlo en las generales y de no serle permitido el ejercicio de su derecho constitucional podrá interponer en el acto un amparo (art. 10 CEN).

b) asimismo los padrones a utilizarse serán los mismos tanto en las P.A.S.O como en las generales e igualmente quienes fueran designados autoridades de mesa (presidente, suplente y vocal) deberán cumplir esa carga en ambas ocasiones, utilizándose igualmente los mismos lugares de votación en los cuales el horario será de 8 a 18 hs. (arts. 23 y 39 ley 26.571).

c) tal como lo dispone el art. 167 CEN el documento habilitante para poder votar, es la libreta de enrolamiento o cívica así como igualmente el DNI en cualquiera de sus variantes (libreta de tapas verdes o celestes o en el formato de tarjeta), destacándose que se admite el documento que figure en el padrón o uno posterior, pero nunca uno anterior al registrado en el mismo (art. 86 inc. 2 c) CEN).

d) dado que los cargos en disputa en las generales son los mismos que en las P.A.S.O, el elector de nuestra ciudad podrá colocar en el sobre en ambos comicios, la boleta completa del partido o alianza de su elección conteniendo el total de cargos en disputa y que consta de 8 secciones, a saber: presidente y vice; legisladores del Parlasur a nivel nacional y provincial; senadores nacionales; diputados nacionales; gobernador y vice; legisladores provinciales e intendente; concejales y consejeros escolares, estos tres últimos en una misma boleta.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

300x250 profertil